Uber y Free Now Se han dado cuenta los taxistas de la manipulación

¿Se esconde Free Now de los taxistas?

Uber y Free Now junto con Bolt, han creado un lobby en Bruselas para intentar cambiar la regulación del sector del taxi en toda Europa.

A raíz de la creación del lobby MOVE EU por parte de las tres compañías, la Asociación Élite Taxi Barcelona envió una carta a Free Now pidiendo que aclararan sus intenciones respecto a los taxis, es decir, cuando iban a comenzar a trabajar con VTC en España.

Free Now contestó la carta a Élite Taxi, si bien, según indican desde la asociación «cargada de respuestas de sarcasmo, chabacanería y acusaciones veladas y que, además, no da respuesta a las cuestiones que afectan gravemente al sector del taxi».

«Nos sorprende que una nueva marca formada de la colaboración de dos grandes empresas automovilísticas centenarias y de gran prestigio, como son Daimler y BMW, se permita jugar con la reputación de sus matrices y el dinero de sus accionistas a través de acciones frívolas como la carta que nos remitieron».

Élite Taxi invita por segunda vez a Free Now a un debate público y poder exponer así los puntos de vista sobre las cuestiones que afectan al futuro inmediato de la movilidad de las ciudades, en el que el taxi juega un papel principal.

«No nos gustaría vernos obligados a denunciar públicamente, a través de movilizaciones, que los responsables de FreeNow España no atienden a la organización que representa a dos tercios de los taxistas del AMB, negándoles así su derecho a escuchar sus argumentos sobre estas cuestiones acuciantes».

¿Qué buscan Uber, Free Now y Bolt con esta alianza?

Bajo el lema: «Repensar el transporte y cambiar a modos de transporte compartidos será fundamental para alcanzar los objetivos del Pacto Verde Europeo», intentan irrumpir en la estrategia de la movilidad inteligente y sostenible, confundiendo su modelo de negocio de altas emisiones con el Pacto Verde.



La asociación MOVE EU está creada, según indican en su página web, para ‘eliminar obstáculos regulatorios’ que perjudiquen sus intereses, citando literalmente ejemplos de la legislación catalana y española como casos a derribar.

«La regla de «regreso al garaje», que requiere que los conductores regresen vacíos a base después de completar una carrera antes de poder atender a un nuevo cliente».

«La imposición de un período de precontratación para las VTC es un gran obstáculo para desarrollar una actividad viable de transporte. Esto es especialmente cierto en la región de Barcelona en donde la Generalitat de Catalunya ha impuesto un tiempo mínimo de espera de 15 minutos para la categoría VTC», es otra de las indicaciones de su página web.

Además, las limitaciones de número de licencias crean una escasez artificial, limitan la competencia con otros servicios de movilidad y reducen los incentivos para innovar, lo que afecta la elección del consumidor y provoca un aumento de los precios.

La guerra está servida, es posible que pronto veamos movilizaciones en toda Europa como hace unos años, aunque esta vez podrían ser mucho más efectivas y numerosas, ya que la asociación Taxi Project 2.0 juega también un papel principal en Bruselas en contra de los lobbys.