Cómo afecta a la competencia la regulación Taxi VTC

Entrevista Elpidio Silva y Anna Merino sobre cómo afecta a la competencia la regulación Taxi VTC

En una entrevista que ha realizado la revista Mon Jurídic del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona, ponen cara a cara a Elpidio Silva, abogado y ex juez del caso Blesa, y a Anna Merino, Economista y Doctora en Economia, experta en competencia y regulación.

¿Cómo valora la regulación establecida a finales del pasado septiembre por el real decreto ley que aprobó el Gobierno español? Cree que ha sido un paso adelante para solucionar los problemas del sector o ha resultado contraproducente?

ES: El Gobierno tuvo la sensibilidad de escuchar al taxi, y acertó dandose cuenta de que nuestras tesis eran imprescindibles para recuperar la racionalidad dentro de un sector
cautivo de la anarquía, la piratería y el expolio permanente.

El Decreto Ábalos (RDL 13/2018), en realidad, se limita a recordarnos que el sistema competencial español se organiza, en materia de transportes, a través del Estado, las Comunidades Autónomas y Corporaciones locales.

Según si el Trayecto de prestación para el transporte discrecional de personas se desenvuelve en un ámbito territorial suprautonómicos, autonómico o urbano, será exigible para la prestaciones de los servicios de VTC, respectivamente, una licencia estatal, autonómica o municipal.

Así sucede usualmente en el ámbito competencial administrativo. El uvetecismo no IBA a ser una excepción.

El RDL 13/2018 deja meridianamente claro que una licencia estatal no ha habilitado nunca para Trabajar a nivel autonómico, municipal o urbano.

AM: Desde mi punto de vista de economista especializada en temas de competencia y regulación de mercados, la actuación normativa del Ministerio de Fomento a través del RDL 13/2018 es un ejemplo claro de cómo los políticos que ostentan el poder ejecutivo eternizan los conflictos por falta de perspectiva, valentía y sentido común.

La introducción de plataformas tecnológicas que operan en el segmento de la precontratación con licencias legales, ya sean de taxi (myTaxi) o de VTC (über / Cabify), ha generado que la reserva, que hace unos años se hacía por teléfono vía emisora ​​de un día para otro, ahora se pueda hacer en pocos segundos a través de una aplicación en nuestro móvil.

La innovación tecnológica ha propiciado la obsolescencia de la regulación existente y no es un problema exclusivo del sector taxi-VTC (pensemos en las plataformas de alojamiento turístico o las de deliveroo).

Ante una situación de estas características, nuestros gobernantes tienen dos opciones:

Decidir mirar hacia adelante, aprovechar las bondades de la innovación y aplicar los principios de la smart regulation aceptados internacionalmente (necesidad, proporcionalidad, no discriminación) con el objetivo de diseñar una regulación innovadora y, al mismo tiempo, beneficiosa para la sociedad.

O, por el contrario, continuar regulando con las premisas del siglo XX, haciendo uso de prohibiciones, moratorias y numerus clausus para proteger aquellos operadores establecidos, que no quieren perder los derechos adquiridos y se niegan a competir.

En este sentido, tengo claro que Ábalos y su equipo han optado por esta segunda vía, más miope y a corto plazo, y que, de paso, traslada el foco del problema hacia un ámbito territorial autonómico o local.

Como valora el Decreto Ley aprobado por el Gobierno de la Generalitat el pasado enero? A raíz de este podemos afirmar que el Taxi ha ganado «la guerra» que plantearon las licencias VTC o sólo ha sido una batalla más?

ES: La Generalidad de Cataluña se ha sumado al Gobierno, asumiendo la extraordinaria y urgente Necesidad de Proteger el Taxi, como Servicio de interés general. Además, ha dictado la primera norma en definir adecuadamente el VTC, frente el taxi, en cuanto que el primero necesariamente habra de precontratarse bajo un tiempo mínimo de antelación (entre 15 y 60 minutos).

La Norma catalana, en este sentido, es el mascarón de proa normativo para casi Todas las Comunidades Autónomas del Estado español.

Si ello ha supuesto ganar o no definitivamente la guerra del taxi se verá en el futuro; pero lo que no menoscabe duda se que el taxista de a pie, en su día a día en comunidades como Cataluña, ya no se viene sitiado por una competencia desleal que le estaba expoliando progresiva e inexorablemente.

AM: En los últimos años, el departamento de Territorio de la Generalidad de Cataluña ha resuelto más de un conflicto en el sector del taxi vía decreto ley con el único objetivo de evitar las impugnaciones (y posibles suspensiones) por parte de las autoridades de competencia.

El contenido del decreto ley catalán pretende que el segmento de la precontratación (En concreto, en el caso de las VTCs) vuelva a ser como cuando no existían aplicaciones móviles.

Por tanto, el decreto ley de la Generalitat no sólo va contra las VTC sino que, tal como ha afirmado también la Autoridad Catalana de la Competencia, va contra el progreso, la innovación y los derechos de los ciudadanos.

A corto plazo, podemos pensar que el taxi ha ganado una batalla pero el único que está haciendo con su actitud es aplazar una modernización que es inevitable y que debe pasar para nivelar el terreno de juego (level the playing field) entre taxis y VTC.

Podemos decir que este Decreto ley va a ser un freno a la libre competencia entre Taxis y licencias VTC?

ES: En absoluto. Servirá, más bien, para marcar las líneas sostenibles de convivencia entre taxistas y uvetecistas en el seno de nuestras ciudades.

El taxi es un servicio donde goza de preeminencia definitoria la espontaneidad con lo que se demanda por el usuario. El VTC no puede entrar en esa parcela de la actividad del Taxi.

De ahí que se le deba imponer un tiempo mínimo de precontratación. Bajo estas coordenadas se preserva el Taxi, tal y como lo exige expresamente el Considerando 21 de la Directiva Bolkestein.

AM: Ahora mismo, la realidad es que la entrada en vigor del decreto ley ha provocado un frenazo total y absoluto a la competencia más directa ya que Uber y Cabify han dejado la ciudad de Barcelona.

Los taxistas tienen el monopolio no sólo del segmento de coger un cliente en la vía pública «levantando la mano» y el de la «parada en la calle» sino también del segmento de la pre-contratación. La jugada ha sido maestra.

Este Decreto ley se adecua a la normativa de la Unión Europea?

ES: Enteramente. Así se DEDUCE palmariamente, entre otras previsiones, de los considerandos 21 y 59 de la Directiva Bolkestein.

El RDL 13/2018 recalca algo elemental que ya había reseñado la mencionada Directiva 2006/123 / CE en super Considerando 59: la regulación de los VTC no podía vulnerar el sistema territorial interno de ordenaciones de competencias en los Estados Miembros de la UE.

Y por lo que respecta al citadas Considerando 21, el Mismo excluye al taxi y al transporte urbano de la liberalización de Servicios.

AM: Este decreto ley no se adecua a los principios better regulation de necesidad, proporcionalidad y no discriminación que emanan en toda la normativa de la Unión Europea.

Hace unos días, también se pronunció el Consejo de Garantías Estatutarias afirmando que incumple el principio de libertad de empresa del artículo 38 de la CE ya que «El establecimiento de un intervalo mínimo de 15 minutos entre la contratación y la prestación efectiva del servicio de transporte de viajeros mediante vehículos de alquiler con conductor constituye una restricción no razonable según los principios de adecuación, de necesidad y de proporcionalidad «.

¿Cómo valora que una ciudad tan posicionada internacionalmente como Barcelona -y especialmente sus habitantes y turistas que la visiten- se encuentren con un servicio limitado a partir de ahora?

ES: Barcelona es una de las grandes ciudades que, a nivel mundial, mejor ejemplo está ofreciendo de cómo acero frente a Corporaciones privadas que, a todas luces, pretender apropiarse de facto de «la Movilidad» urbana.

Es impresentable que una ciudad dé pábulo a la piratería y la inseguridad jurídica para usuarios y inversoras.

En Barcelona, ​​el taxi cubrirá perfectamente las necesidades de los usuarios como ha venido haciendo hasta ahora.

Y respecto de los VTC, DEBERAN reseñarse sobre los servicios y seguirán concurriendo, como vienen haciendo desde hace decenas de años.

Reténgase que se han marchado de BCN los uvetecistas de última hora; es decir, quién quería trabajar como taxistas sin ser taxistas; o lo que es lo mismo: careciendo de licencia de taxi.

AM: Es triste, e incluso contraproducente, que Barcelona, paradigma de ciudad tecnológica y emprendedora, que en los últimos años está ocupando los primeros lugares en todos los rankings, se encuentre durante los días que se celebra el Mobile World Congress con colas larguísimas por qué los participantes nacionales y extranjeros que están más que acostumbrados a utilizar aplicaciones móviles para moverse por las ciudades no tienen esta opción y deben someterse a las normas anticuadas del sistema del taxi.

Estos días se hace más evidente que nunca que la competencia es positiva que hay lugar para todos.

Cree que esta nueva regulación va en contra del desarrollo de las TIC en el mundo del transporte o se están poniendo puertas al campo?

ES: De ningún modo. Esta legislación no es algo muy relevante: El desarrollo tecnológico no puede conculcar los sistemas de distribución de competencias de los ESTADOS, ni las bases constitucionales de apo arquitectura democrática.

La tecnología no viene a socavar derechos, sino a mejor nuestra forma de vida, no a generar expolio e impunidad, ni ahondar en la desproporción y el enriquecimiento injusto.

Existe una forja jurídica y democrática en los Estados de la UE, que no puede ser volatilizado por las nuevas tecnologías en materia de transporte.

AM: Este decreto ley penaliza claramente una manera de hacer las cosas más fáciles y ágiles para a los ciudadanos, que es precisamente una de las bondades que puede tener la tecnología bien utilizada. Personalmente, no creo que esta sea ​​la vía.

El gobierno de la Generalidad de Cataluña, en lugar de aprobar este decreto ley a la brava, debería haber iniciado un debate amplio y sereno de modificación de la ley del taxi, con el objetivo de encontrar soluciones a largo plazo, con la aplicación de campos de pruebas (sand boxing) y cumplimiento de los principios better regulation de necesidad, proporcionalidad y no discriminación.

Hay que igualar el nivel de juego, poniendo una regulación equilibrada a las VTC y flexibilizando la regulación del taxi (tarifas flexibles, taxi compartido, etc).

Si en el horizonte se va definiendo la implantación progresiva de los coches autónomos que deberán hacer Taxis y licencias VTC?

ES: En su momento habria que afrontar nuevos retos, desde luego. Pero hay algo que se bebe retener: no puede consentirse la privación de Derechos sin la menor indemnización.

Si tocará expropiar al Taxi, los taxistas deberían ser justamente indemnizados. Cuando las instituciones decidan suprimir el Taxi, siempre que no sume óptima reconversión económica en otro marco regulatorio. La tecnología no justifica el expolio.

AM: Muy probablemente, tardaremos aún años en ver coches autónomos o inteligentes funcionando con normalidad por las ciudades pero, parece claro que este es el futuro donde nos lleva el sector de la automoción y el transporte de las personas.

Los cambios de paradigma que viviremos en el ámbito de la movilidad en la próxima década serán de gran calado: movilidad eléctrica, compartida, sostenible y de última milla.

Y sólo sobrevivirán aquellos operadores que apuesten claramente por la colaboración público-privada, por la sostenibilidad medioambiental y por la ética en los negocios.

Cómo afecta a la competencia la regulación Taxi VTC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here