Nos adentramos en la ciudad mágica de Timișoara

Situada cerca de las fronteras húngara y serbia, Timișoara es la puerta de entrada a Occidente y tiene una larga historia de multiculturalismo cosmopolita.

Es el lugar de nacimiento de la Revolución rumana de 1989 que puso fin a la dictadura de Ceauşescu, un centro importante en la historia rumana reciente.

Es una ciudad verde, agradable y transitable, con acogedores cafés, mercados animados y museos interesantes, que ofrece mucho entretenimiento y de calidad.

Puede que no esté en la parte superior de la lista de deseos de todos los viajeros, pero Timișoara es una ciudad de la que vas a escuchar mucho más en los próximos años. Lo que, por supuesto, significa que es mejor reservar sus vuelos ahora, mientras que todavía está relativamente por descubrir.

Nos adentramos en la ciudad mágica de Timișoara

Timișoara, Capital Europea de la Cultura 2021

Como llegamos a Timișoara

Actualmente la forma más cómoda de volar hasta Timișoara es a través de la aerolínea Wizz Air, y aunque también Ryanair realiza vuelos, a veces suelen tener escala en Milán y son más caros.

El vuelo dura aproximadamente 2 horas y hay una diferencia horaria de también dos horas más.

Cuando llegamos al Aeropuerto Internacional de Timișoara, lo que mejor podemos hacer es coger un taxi, que cuesta hasta el centro aproximadamente 80 lei (unos 17 euros). El viaje tarde alrededor de veinte minutos.

Catedral de Timișoara
Catedral de Timișoara

Cuando ir y por cuanto tiempo

Con temperaturas en invierno que caen a -30 grados, probablemente evitarás viajar a Timișoara en los meses más fríos, aunque también es un divertido destino para disfrutar del mercado navideño.

El verano también puede ser bastante extremo, ya que el mercurio se eleva por encima de los 40 grados de forma regular, por lo que si estás buscando temperaturas más suaves, piensa en un viaje de primavera.

Sin embargo, si no te importa el calor, el verano es realmente un buen momento para visitar la ciudad, ya que las largas noches significan tardes descansando junto a la piscina y noches relajantes junto al río.

Puedes ver todos los principales lugares de interés en 48 horas, lo que lo convierte en la escapada de fin de semana perfecta: llegar el viernes por la noche y regresar a casa el domingo, a tiempo para trabajar el lunes por la mañana.

Dinero

Timișoara es un destino verdaderamente asequible para una escapada. Los vuelos son baratos, obtendrás una excelente relación calidad-precio en el alojamiento, y los precios de las comidas y el entretenimiento son increíblemente bajos, especialmente en comparación con España.

La moneda es el Leu (Lei plural), y en este momento, 1 Leu es el equivalente de 21 céntimos de euro.

Hay cajeros automáticos en el aeropuerto y en la ciudad tampoco faltan las oficinas de cambio.

Dónde alojarse en Timișoara

Timișoara es una ciudad pequeña y compacta, lo que la hace perfecta para un descanso de fin de semana, ya que no pasas todo el tiempo tratando de ir de un sitio a otro. Esto significa que el mejor lugar para alojarse es justo en el centro de la ciudad.

El Hotel Timișoara es donde se queda el presidente cuando está en la ciudad, y está muy cerca de la mayoría de las principales atracciones de la ciudad. Con habitaciones desde alrededor de 70 euros por noche, es una opción realmente asequible y en el centro.

Alternativamente, hay algunos hoteles que están cerca del centro, con habitaciones por 40 euros.

Hotel Timisoara
Hotel Timișoara

Donde comer y beber

Rumanía goza de una excelente gastronomía, por lo que no importa al lugar que vayas, siempre quedarás satisfecho.

A menudo desconocida, la gastronomía rumana es un mosaico cultural, una mezcla de influencias culinarias que los diversos pueblos que han pasado por su territorio han ido dejando a lo largo de la historia.

Tiene influencias de la cocina balcánica, eslava, húngara, alemana y aromas mediterráneos.

En la plaza Victoriei, con vistas a la catedral ortodoxa de cuento de hadas, hay varios restaurantes que son excelentes.

El Timisoreana, Craft o el restaurante Lloyd, un local de lujo con un interior impresionante y una terraza encantadora con vistas a la Opera.

Más adelante, en el centro de la ciudad, verá cafeterías y restaurantes que bordean la bonita plaza Unirii de color pastel.

Y, por último, echa un vistazo a Amphora en el Bastión de la ciudad (las antiguas murallas).

Restaurante Vineri 15
Restaurante Vineri 15

Los platos típicos

La Ciorbă, reina de la mesa

Comenzamos con un primer plato que nunca puede faltar en una mesa rumana, la Ciorbă, (chorba), es una sopa consistente que puede llevar pollo, ternera, pescado o verduras.

Las sopas suelen acompañarse de una guindilla verde en crudo o encurtida y de smântâna, (esmantena), que es una nata gruesa y un poco agria con la textura del yogurt.

He aquí algunas de las más típicas:

Ciorba de Fasole
Ciorba de Fasole

Ciorbă de burtă (sopa de callos) que contiene trozos de tripas de ternera. Es muy sabrosa y se dice que mano de santo tras una buena noche de fiesta.

Ciorbă de perişoare (sopa de albóndigas). Las albóndigas están hechas con carne picada y arroz.

Una de las que más gusta a los turistas es la Ciorbă de Fasole cu Ciolan (judias blancas con jamón ahumado) parecido al potaje de judias pero más caldoso.

Sarmale
Sarmale

Sarmale, el pariente lejano

El sarmale es el protagonista de las celebraciones rumanas.

En Navidad, en Semana Santa, en bodas y bautizos. Es un preparado que suele cocinarse en grandes cantidades y para varios comensales. Es laborioso de preparar pero resulta un plato exquisito.

Se trata de una hoja de repollo o vid en salmuera en la que se enrolla, como si de un puro se tratara, una mezcla de arroz, cebolla y carne.

Posteriormente los rollos se ponen a hervir en una olla grande tradicionalmente de barro o en el horno dependiendo de la costumbre de cada cual y a veces se añade al caldo Ciolan.

Se sirven acompañados de mămăligă y smântână.

Mămăligă
Mămăligă

Mămăligă, la hermana cárpatica de la polenta

La mămăligă puede considerarse el pan rumano o al menos así lo fue durante muchos siglos. Es un plato muy popular, de origen campesino, que suele acompañar carnes y pescados. Es una especie de gachas hechas a base de harina de maiz sin refinar que le otorga su inconfundible color amarillo.

Suele aderezarse con queso de oveja o con smântână.

Las formas de cocinarla varían, hay quienes la prefieren más blanda con la consistencia de una papilla o quienes la prefieren más sólida en cuyo caso se suele cortar con la mano como si de un pan se tratara.

Mititei
Mititei

Mici, los peques de la casa

Los mititei o mici, literalmente “los chiquitines” y la cerveza no faltan en ninguna celebración rumana.

Su inconfudible olor y chisporroteo en las barbacoas marcan la llegada del buen tiempo.

Son unos rollitos de carne de oveja, cerdo y ternera condimentadas con ajo y una mezcla de especias (tomillo, pimienta negra y jamaicana, anís, comino y coriandro) que se hacen a la brasa como los pinchos morunos.

La guarnición clásica rumana para los mici son patatas fritas, encurtidos (pepinillos o pimientos) y mostaza picante o dulce.

Papanaşi
Papanaşi

Papanaşi, un postre real

Para endulzarnos un poco te presentamos uno de los postres típicos rumanos que merece la pena probrar. Eso sí, necesitarás espacio para que te quepan ya que llenan bastante.

Los papanaşi, (papanás), son unas rosquillas rellenas de queso de vaca dulce que se sirven con smântână, melaza o mermelada de frutos rojos y azúcar glas. El modo de presentación difiere pero en los restaurantes es típico que te los sirvan con una pequeña bolita de la misma masa de la que están hechos coronando el preparado lo que, junto a la smântână, le confiere un aspecto de muñeco de nieve derritiéndose.

Aunque quién se derrite es uno mismo de placer al saborearlos.

Hasta aquí este pequeño aperitivo para ir abriendo boca. Existen muchos otros platos que merece la pena probar y para elllo nada mejor que darse una vuelta por Timișoara y explorarlos uno mismo. ¡Poftă mare!

Cosas para ver y hacer

Cultura

Comienza en la Catedral Ortodoxa, la catedral más alta fuera de Rusia a 90,5 metros, con un exterior similar a Disney y un interior cubierto de oro. Fue aquí, en los escalones exteriores, donde comenzó la revolución rumana de 1989, por lo que está llena de historia.

Entra en el Museo de Arte en la Plaza Unirii. El edificio, un palacio barroco, es impresionante y, si tienes suerte, verás una exposición memorable.

Catedral de Timișoara
Catedral de Timișoara

Arquitectura

Plaza Unirii! Honestamente, no puedo decirlo suficientes veces, pero esta plaza es tan impresionante. Es el hogar de una serie de edificios barrocos de color pastel, así como una iglesia armenia, una catedral católica y el Monumento a la Trinidad que sirve como pieza central de la plaza.

También está la Casa de la Ópera en la Plaza Victoriei, diseñada por el mismo arquitecto que creó la famosa Casa de la Ópera de Viena, y así es como Timisoara obtuvo sus comparaciones con la ciudad austríaca.

Hay muchos edificios impresionantes en la ciudad, pero estos son algunos puntos destacados para comenzar.

Museo de Arte en la Plaza Unirii
Museo de Arte en la Plaza Unirii

Naturaleza

Timisoara es una ciudad realmente verde, con muchos parques para elegir, así como el río Bega que serpentea a su alrededor.

Date un paseo por el Rose Park, que hace honor a su nombre. Al otro lado de la carretera se encuentra el Parque Infantil, que es un lugar de aventura bastante increíble para los viajeros jóvenes. Hay golf loco, un tobogán hinchable del castillo, camas elásticas, equipos de juego y mucho más.

Alquila un pedalo para caminar lentamente por el río, ver pasar el mundo bajo el sol y, si estás buscando realmente adentrarse en la naturaleza, sal de la ciudad a la región vinícola de Recas o descubre el parque de aventuras en Herneacova.

Jardines de Timișoara
Jardines de Timișoara