edificios emblemáticos de Granollers

Te invitamos a dar un paseo por los edificios emblemáticos de Granollers

Entre los edificios emblemáticos de Granollers podemos encontrar:

La Porxada

La Porxada es el monumento más emblemático de la ciudad se terminó de construir entre los años 1586 y 1587 a partir de un proyecto que había encargado el Consejo de la Villa al maestro Bartomeu Brufalt.

Concebida inicialmente como lonja de grano, costó 739 libras barcelonesas.

El edificio tiene unas dimensiones de 24 metros de largo por 15,65 de ancho y está formado por 15 columnas de orden toscano que sustentan un tejado de cuatro vertientes.

Además, el bombardeo del 31 de mayo de 1938 lo dejó muy dañado pero fue restaurada de nuevo al terminar la Guerra Civil.

En 1984 cede una de las jácenas de la vertiente norte precipitando la reconstrucción de la cubierta.

Coincidiendo con el 400 aniversario de su construcción, en 1986, se inauguraron las obras de remodelación.

Después, en 2006, el Gobierno de la Generalitat, a petición del Ayuntamiento de Granollers, aprobó declarar la Porxada como Bien Cultural de Interés Nacional.

Les Muralles

Les Muralles se empezaron a construir en 1291 y se levantaron entre 1366 y 1380 bajo el reinado de Pedro III.

Fueron derribadas a finales del siglo XIX pero se conservan restos de las rehechas en el siglo XVI.

Tenían un trazado hexagonal con once torres de defensa y un camino de ronda conocido como «corredossos».

Los cinco portales de entrada coinciden con las vías de comunicación que existían y tenían una capilla encima:

El de Barcelona (San Cristóbal), el de Caldes (Santa Ana), el de Rodillo (San Antonio), el de Benlloch (San Roque) y el de la Roca (Santa Esperanza).

Coincidiendo con las obras de conversión en zona peatonal del centro histórico del año 2009, se encontró además, una torre redonda de la muralla en la plaza de Maluquer y Salvador.

L’Adoberia d’en Ginebreda

A finales de 2009, se inaugura L’Adoberia d’en Ginebreda, situada bajo el edificio del GRA y en el subsuelo de la plaza de la Iglesia y de la calle de Ricomà.

Documentada desde el siglo XVI y con actividad hasta el siglo XIX, se ha convertido en la única de la media docena de tenerías que se tiene constancia histórica y documental que había habido en Granollers y que se ha conservado con suficiente entidad como para convertirse en un espacio museográfico.

El nuevo centro expositivo, además de explicar la curtiduría por sí misma como una muestra de la preindustrialización en nuestro país, da a conocer el crecimiento y la transformación del Granollers medieval, caracterizado por un amplio recinto amurallado, un potente y diversificado mercado y una serie de oficios y actividades productivas, entre las que destacan las del gremio de curtidores.

Refugi de la plaça de Maluquer i Salvador

Coincidiendo con el 70 aniversario del bombardeo de Granollers, abrió sus puertas el Refugi de la plaça de Maluquer i Salvador.

Este refugio se utilizó durante la Guerra Civil para protegerse de los bombardeos, tiene una longitud de unos 25 metros y ocupa todo el espacio rectangular de la plaza de Maluquer y Salvador, con capacidad para unas 800 personas.

Dispone de un pasillo principal y seis salas comunicadas entre sí, cada una con un respirador que salía a la plaza.

Campanar de l’església parroquial de Sant Esteve

Es el único vestigio que queda «in situ» de la antigua iglesia gótica de Sant Esteve.

Es una torre de 34 metros de altura que consta de tres cuerpos, el primero de planta cuadrada y los otros octogonales, con ventanales de tricería trilobulada gótica, coronado por una barandilla con motivos entrelazados.

En el Museo de Granollers se conservan ménsulas y capiteles procedentes de la iglesia gótica.

Sala Francesc Tarafa

Este edificio de la calle de Corró albergaba el Antiguo Hospital construido por Bertran de Seva los siglos XIV y XV.  Ahora convertido en la Sala Francesc Tarafa.

El edificio actual conserva la estructura gótica del antiguo hospital, cubierta a dos vertientes sobre tres arcos diafragmas y envigado de madera.

En 1926 fue remodelado por Joaquim Cepillo para convertirlo en biblioteca, el interior se decoró con motivos vegetales y vitrales modernistas.

En la fachada principal se reutilizaron dos ventanas góticas adquiridas a Felipe Blanchart y se abrió el rosetón.

Desde que dejó de acoger la biblioteca en 1995, es escenario de actos culturales diversos.

La Casa dels Tagamanent

De la antigua casa de los Tagamanent, hoy sólo queda la parte central del antiguo palacio del siglo XV.

En este edificio murió en 1466 el condestable Pedro de Portugal y por eso se conoce popularmente como la Casa del Condestable.

Son de interés, en la fachada principal del edificio, el portal de entrada con un arco de medio punto de piedra dovellada, el ventanal gótico de arco trebolado en la planta noble y la ventana conopial lobulada de la segunda planta.

Edificios Emblemáticos de Granollers

5 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here