Solo Pablo Iglesias nombra la precariedad en la campaña electoral

En un estado con 3,18 millones de parados y una tasa de temporalidad del 26,8% -que se dispara al 70% entre los menores de 25 años-, la campaña electoral pasa de puntillas por el debate de la precariedad.

Y eso que ha sido habitual estos días sentir los líderes políticos afirmar que quien paga el bloqueo son los trabajadores y que sin un gobierno efectivo no se pueden llevar a cabo medidas profundas para combatir la precariedad laboral y el paro en España.

Sin embargo, el debate no ha estado en el foco.

«Se ha hablado mucho de Catalunya, mucho más que de los problemas reales que tenemos en toda España», lamenta María Trinidad Jiménez, coordinadora de la entidad en defensa de camareras de hotel «kellys» – en Málaga.

Carga contra la reforma laboral que hizo el gobierno del PP para que potencia la subcontratación de servicios, el enemigo número uno de las camareras.

En el caso de las camareras subcontratadas el panorama es malo, porque responden al convenio de una empresa multiservicio y no al de hostelería.

Esto hace que muchas veces cobren el salario mínimo y que en ocasiones las hagan trabajar hasta diez horas a pesar de tener contratos de media jornada o de seis horas.

La trampa del convenio afecta también a trabajadores de plataformas digitales como los de Freenow, que mueven coches eléctricos con poca batería en los puntos de carga cobrando el salario mínimo, cuando deberían aplicar el convenio de alquiler de coches con conductor, con un sueldo de 1.300 euros.

Según explica Juanjo Lavergne, de Riders x Derechos, en estas plataformas los falsos autónomos pueden llegar a necesitar «más de 10 horas de trabajo para llegar a un salario mínimo».

Programas electorales

Aunque no aparece en los mítines y los actos de campaña, el debate sobre la precariedad sí ha llegado a los programas electorales de los partidos. El PSOE, como Unidas Podemos, plantea el aumento del salario mínimo hasta los 1.200 euros.

Sánchez habla de «derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral» y promete un nuevo estatuto de los trabajadores.

Podemos es más concreto y pide que se deroguen por completo las reformas laborales de 2012 y 2010, así como prohibir los contratos temporales de menos de un mes y el fraude de la concatenación de contratos.

El PP vuelve a hablar de «flexibilizar» el mercado de trabajo y CS propone que los contratos sean indefinidos excepto los de sustitución, aunque lo hace con la boca pequeña, porque en el programa, poco hay.

Unidas Podemos

Si podemos fijarnos en alguien que sea indiscutible luchador contra la precariedad, ese es el diputado Rafa Mayoral.

Líder indiscutible de los grupos más desfavorecidos como son los Riders, las Kellys, los pensionistas, e incluso los taxistas, donde Mayoral siempre ha mostrado su apoyo al sector y criticando a las empresas transnacionales que se llevan todos los beneficios a paraísos fiscales importándoles muy poco el bienestar de la clase trabajadora.


Rafa Mayoral frente a la uberización de la economía

 

RAFA MAYORAL FRENTE A LA «UBERIZACIÓN DE LA ECONOMÍA»

 

 


La reforma laboral de Sánchez enviada a Bruselas es una "mochila austriaca"

 

LA REFORMA LABORAL DE SÁNCHEZ ENVIADA A BRUSELAS ES UNA «MOCHILA AUSTRIACA»

 


Solo Pablo Iglesias nombra la precariedad en la campaña electoral