El problema del Taxi en Madrid

El problema del Taxi en Madrid

Nos ha llegado a la redacción directamente un escrito sobre la actual crisis del sector del taxi y esa pugna que parece que están teniendo con la Comunidad Autónoma de Madrid que ya se alarga más de un año después de la huelga.

Su remitente nos ha pedido que no desvelemos su nombre y nos agradece poder usar este canal de difusión para desahogarse y transmitir a todo el sector sus ideas.

¡Con la que está cayendo y yo soñando!

Me acuesto intranquilo por las últimas informaciones, dándole vueltas al plan de Ángel Garrido y su anuncio de «legalizar» todos los VTCs de Madrid mediante una «licencia urbana’ y la profesionalización de sus pisapedales y bla bla bla… Y he soñado que le comprendía, que empatizaba con él y que era normal el odio irracional que tiene al sector del taxi.

Al fin y al cabo, debe ser muy duro que tu mujer te abandone por un taxista… Esas cosas marcan para siempre!

Por eso se comportó como un cretino con nosotros durante la pasada huelga y por eso disfrutó con nuestro sufrimiento durante 16 días. Porque necesitaba venganza, y ni aun así la consiguió.

Por eso cuando dejó la presidencia de la Comunidad, prefirió ser un tránsfuga y traicionar a su partido con tal de conseguir el puesto adecuado y poder continuar con su macabro plan.

Y dicho y hecho, en Ciudadanos le dieron la Consejería de Transportes para seguir alimentando su odio.  Da igual, su ex mujer es feliz junto a un taxista chulazo que sigue luchando por sobrevivir a los continuos ataques de Angelito el «despechao»….

Y, de pronto suena el despertador, y me doy cuenta de que era un sueño. Y de que lo que está haciendo Garrido no es por venganza, ojalá, pero no… Lo suyo no es por amor o desamor es sólo por dinero. Por puto dinero…Y pienso que podría haber entendido que a alguien le moviera algo personal…

Lo que no puedo entender es qué tipo de mala persona sin escrúpulos tienes que ser para joderle la vida a 20.000 familias sólo por interés económico.

Nunca entenderé a aquellos que sólo se mueven por dinero, porque, aunque parezca un tópico es cierto que hay cosas que no se pueden comprar. El amor, por ejemplo.

Y mientras me tomo un café fantaseo… ¿Cuánto dinero necesitaría Garrido para dejarnos trabajar tranquilos? Y me veo con un maletín… Lo sé, no es lo correcto, pero son demasiadas horas en las paradas, tirado en la calle y siempre he tenido mucha imaginación.

¿No os gustaría saber cuánto vale la voluntad de esa rata? ¿O también soñáis despiertos y creéis que les apoya por fuertes convicciones morales y porque el programa de su partido (antes uno, ahora otro) lo contempla?

 Hoy ha sido otro día duro, no recuerdo cuántos llevo.

Y espero poder dormir tranquilo, sin sueños raros, con una conciencia como la de un bebé porque lo único que hago es matarme a trabajar, y pedir justicia y dignidad. Seguiré haciéndolo hasta que el cuerpo, y sobre todo la mente aguanten.

Mientras tanto espero que Garrido tenga pesadillas, y un día más, nos siga viendo cuando cierre los ojos, y que no nos olvide, porque la vida es muy larga, y no suele salir como la planeas.