Melina Mercouri, la diosa viviente

Melina Mercouri, la diosa viviente

Melina Mercouri (Μελίνα Μερκούρη), fue bautizada María Amalia Merkur).  Nació en Atenas en 1920.

Fue actric, cantante y se convirtió en la primera mujer en ocupar el cargo de Ministra de Cultura de Grecia.

Melina era nieta de Spyros Merkur, que fue alcalde de Atenas durante varias décadas. Su padre era un miembro del Parlamento griego. Melina se casó con Panagis Harokopos, un próspero terrateniente. Contrajeron matrimonio durante la Segunda Guerra Mundial y el dinero de su marido la ayudaron a sobrevivir durante la ocupación nazi. El matrimonio se divorció en 1962 cuando Melina ya llevaba años conviviendo con su amor definitivo, Jules Dassin.

La actividad política

Fue una de las más conocidas oponentes a la dictadura militar que sufrió Grecia en los años setenta, la conocida como «Junta de los Coroneles». Esta dictadura duró desde 1967 hasta 1974.

A Melina le fue retirada la ciudadanía griega, agravio al que ella respondió: Yo nací griega y moriré griega. El señor Styllianos Pattakos nació siendo un fascista y morirá siendo un fascista.

Esta frase la recordó en su autobiografía titulada oportunamente Yo nací griega, que publicó en 1971.

Cuando la democracia volvió a Grecia, Mercouri pudo volver a su país natal y se convirtió en miembro del Parlamento en el partido Movimiento socialista Panhelénico.

En 1981 se convirtió en la primera mujer en ocupar el cargo de Ministro de Cultura de Grecia. Fue esto durante dos legislaturas y volvió al cargo entre los años 1993 y 1994 año de su muerte.

Curiosamente el cantante Camilo Sesto le dedicó su canción Melina a la vuelta a Grecia.  No siendo precisamente uno de los mejores momentos para este tipo de homenajes.

La mujer que plantó cara a Reino Unido

Melina Mercouri, reclamó al Reino Unido que devolviera a Grecia los mármoles del Partenón de Atenas.

Los frisos del Partenón fueron creados durante el esplendor de la Grecia antigua, hace unos 2.500 años, pero fueron sacados del país en una de sus épocas de mayor decadencia, cuando el país se encontraba bajo el dominio de su rival histórico: el imperio Otomano.

«El Partenón, en particular, representa para los griegos de todas las generaciones lo que hemos contribuido al mundo, a la cultura mundial, a la democracia, a todo lo que está conectado con Grecia», dijo Solomonides.

Solomonides era agregada cultural de la embajada de Grecia en Londres, cuando Mercouri viajó a presentar su reclamación formal para el retorno de los mármoles.

«Ella era, y no estoy exagerando, una diosa viviente«, dijo Solomonides en relación con Mercouri, quien antes de entrar en política había sido una actriz famosa en Europa, reconocida por su talento, belleza y elegancia.

Un año antes de su viaje a Reino Unido, Mercouri había anunciado sus intenciones ante una conferencia de la ONU durante la cual fue ovacionada de pie durante cuatro minutos y obtuvo el respaldo de unos 50 países.

«¿Cuánto tiempo mantendrá su campaña?», le preguntó un periodista a Mercouri.  «Cada día hasta que regresen. Y creo que un día lo harán«, respondió ella entonces.

Mercouri mantuvo sus esfuerzos por recuperar los mármoles hasta su muerte, ocurrida una década después de su viaje a Londres.

Melina Mercouri, la diosa viviente

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here