Indignación en EEUU: Otro negro asfixiado por la policía racista

Daniel Prude, de 41 años, es la última víctima que se conoce de la violencia policial en Estados Unidos. Tenía problemas de salud mental y no iba armado -de hecho, estaba desnudo y tumbado en el suelo- cuando la policía lo detuvo en Rochester, en el estado de Nueva York.

Los agentes le taparon la cabeza con una capucha, para evitar el contacto con la saliva, alegando que el hombre dijo que tenía el coronavirus, y le presionaron la cara contra el asfalto.

Lo tuvieron de boca abajo 2 minutos. Quedó en coma y murió el fin de semana, en el hospital. Los forenses han dictaminado que la causa de la muerte fue la asfixia provocada por la contención física.

Los policías actuaron tras la alerta del hermano de la víctima, preocupado por el hecho de que Daniel Prude tenía problemas psicológicos.

Los hechos ocurrieron en marzo, pero la familia del afroamericano ha hecho públicas ahora las imágenes y esto ha provocado las primeras manifestaciones de protesta.

Indignación en EEUU: Otro negro asfixiado por la policía racista
Memorial por Daniel Prude a la avenida Jefferson de Rochester (Reuters / Lindsay DeDario)

Antes de la muerte de Floyd

Este episodio de violencia policial contra ciudadanos afroamericanos habría tenido lugar el 23 de marzo, dos meses antes de la muerte de George Floyd, asfixiado por un policía, que desencadenó múltiples protestas.

Ahora, la familia ha decidido hacer público el suceso, con imágenes que lo muestran, grabadas por las cámaras de los policías, y los activistas antirracistas han sumado a la petición de una investigación independiente sobre su muerte. La Fiscalía de Nueva York ha abierto una investigación sobre los hechos.

Los casos recientes de Floyd, en mayo en Minneapolis, y Jacob Blake, en agosto en Kenosha, han encendido los ánimos. El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, pidió que los policías implicados sean juzgados.

Indignación en EEUU: Otro negro asfixiado por la policía