Glovo vende medicamentos ilegalmente

Glovo vende medicamentos ilegalmente

La plataforma no ha retirado de su aplicación el servicio de entrega de fármacos pese a que la Agencia Española del Medicamento se lo ordenó hace un año

A las «plataformas colaborativas» se les va la mano.

Con nuestro smartphone podemos tener en pocos minutos en casa nuestra comida preferida, unas flores, cualquier producto del supermercado e, incluso, medicamentos.

Y es que a través de la app de Glovo es posible adquirir medicamentos, una actividad ilegal que ha sido denunciada por la Federación de Asociaciones de Farmacias de Catalunya y que la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) ordenó a Glovo que retirase.

También en febrero del 2018, la Confederación Empresarial de Oficinas de Farmacia de Andalucía inició acciones legales contra Glovo, mientras que en Madrid Adefarma presentó a principios de julio un escrito cuestionando la legalidad de la actividad de Glovo con respecto a la venta de medicamentos.

No obstante, la empresa sigue realizando la actividad, con el riesgo que ello conlleva para el usuario.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios dictó el 1 de junio de 2018 una resolución en la que ordenaba a Glovo cesar su actividad de venta y entrega de medicamentos a través de la plataforma.

Igualmente, la empresa presentó un recurso que fue desestimado.

A pesar de ello, la Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña ha denunciado recientemente ante la Generalitat que la plataforma continúa con esta actividad.

Las posibles falsificaciones y la automedicación no son los únicos problemas que preocupan a los farmacéuticos sobre esta forma de adquirir medicamentos:

“Esta situación es mucho más grave si, además, no hay prescripción y se están adquiriendo ilegalmente medicamentos que precisan receta médica”.

“El medicamento tiene una serie de características que afectan a la salud de los pacientes, por ello, hay que tener mucho cuidado en su toma y el autoconsumo de manera irresponsable”, señala el vicepresidente del consejo de farmacéuticos.

“La mejor forma es que medie la actuación del farmacéutico, que es el especialista, y para eso existe una regulación muy clara y específica que hay que hacer que se cumpla”.

En connivencia con el farmacéutico

Los farmacéuticos que dispensan los medicamentos a los repartidores son conscientes de que lo están suministrando al intermediario de la plataforma, ya que en el ticket figura la palabra “Glovo” en el apartado de “nombre”.

En este sentido los colegios de farmacéuticos de cada zona tienen su propio código deontológico y procedimientos para poner remedio a las irregularidades en el momento que se detecten.

No obstante, se puede actuar de oficio contra estas actividades irregulares, denunciado desde las instituciones o, incluso, los propios usuarios pueden denunciarlo.

Qué dice Glovo?

La normativa actual establece que «ningún pedido o encargo de medicamentos por procedimientos telemáticos puede realizarse a oficinas de farmacia si no es directamente a través de la web habilitada al efecto por la propias oficinas de farmacia».

En un comunicado, Glovo alegó que «no vende ni publicita medicamentos» y que su actividad «se limita a poner en contacto a usuarios, farmacias y a repartidores independientes mediante la aplicación tecnológica».

«Los repartidores simplemente actúan como mandatarios verbales de aquellos usuarios, que solicitan medicamentos no sujetos a prescripción médica a través de la plataforma para su recogida.

Medicamentos que necesitan receta adquiridos a través de Glovo. Macarena Chamorro

Los apartados en los que se ampara Glovo son falsos

Lo cierto es que Glovo no actúa como intermediario, ya que el en ticket que presenta al cliente figura la palabra Glovo, esto quiere decir que es esa empresa quién lo vende.

Además, tiene un precio más elevado que si lo compras en directamente en la farmacia.

Así mismo, sí publicita, ya que existe la posibilidad de compra a través de la plataforma.

Respecto a los repartidores, no son independientes, son falsos autónomos, como se viene reclamando a las empresas como Glovo y Deliveroo en los proecesos judiciales.

Finalmente, los medicamentos que Glovo está vendiendo a través de la aplicación son Paracetamol y Nolotil, que indudablemente están sujetos a prescripción médica.

Por lo que se podría asegurar que Glovo vende medicamentos ilegalmente.

Las responsabilidades penales

De probarse la actividad ilegal que realiza Glovo en connivencia con algún farmacéutico se incurriría en los delitos contra la salud pública tipificados en el Código Penal.

Los artículos 359 y 360 del Código Penal sancionan la elaboración, despacho, suministro o comercio de sustancias nocivas para la salud y productos químicos cuando estas puedan ocasionar estragos incluso cuando, aun estando autorizado para ello, se «despache o suministre sin cumplir con las formalidades previstas en las Leyes y Reglamentos respectivos».

La sanción contemplada para este tipo es de «prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses, e inhabilitación especial para profesión o industria por tiempo de seis meses a dos años» en el primer caso, y «multa de seis a doce meses e inhabilitación para la profesión u oficio de seis meses a dos años» en el segundo.

Glovo vende medicamentos ilegalmente

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here