Almeida y Ayuso convierten Madrid en la vergüenza de los patinetes

Almeida y Ayuso convierten Madrid en la vergüenza de los patinetes


Investigan un contrato de 400.000 euros de la Comunidad de Madrid a Uber

 

Investigan un contrato de 400.000 euros de la Comunidad de Madrid a Uber

 


Recordaba cuando no hace muchos días la señora Isabel Díaz Ayuso (IDA) comparaba Madrid con Barcelona y decía que en la capital no iban a ir en burro como hacían en Barcelona -refiriéndose a las empresas de VTC-.

Afortunadamente el Ayuntamiento de Barcelona ha apoyado desde siempre el sector público del taxi como de interés general y no ha permitido que las empresas de transportes desreguladores del sector como Uber, Bolt y Cabify hayan podido campar a sus anchas.

Por el contrario, la presidenta de la Comunidad de Madrid optó por hacer de comercial de Uber promocionando sus servicios, además de colocarlos en una escala preferente respecto al taxi, proporcionándoles lugares de estacionamiento preferenciales en los eventos, o adjudicando servicios de transporte por cantidades de dinero escandalosas.

No hay que olvidarse del alcalde José Luis Martínez-Almeida, que alquiló las plazas de aparcamiento a Uber a mitad de precio que a los ciudadanos y ciudadanas de Madrid.

La vergüenza de los patinetes en Madrid

Ni la Comunidad de Madrid ni el Ayuntamiento han puesto freno a los patinetes en las calles de la capital, y esto, como mínimo se llama dejadez.

Una de las últimas compañías en llegar a Madrid ha sido Bolt, que también gestiona patinetes y que el Ayuntamiento integró este pasado día 4 de agosto dentro de la aplicación de la EMT. Además la App integra las de Bird, los patinetes de Flash y Cabify y las motos de Acciona, Cabify y Cooltra y los coches de Sharenow, Wible y Ubeeqo.

La promoción de esta llegada a la app municipal, a través del siguiente tuit, ha levantado numerosas críticas.

“¿La EMT ofertando un operador privado de bicicleta en su app, mientras tiene cientos de bicicletas de Bicimad acumuladas sin reparar? ¿Pero qué vergüenza es ésta señor Almedia?” se preguntaba la concejala de Más Madrid, Esther Gómez. “Rectifique esta decisión de inmediato y deje de maltratar Bicimad”, pedía al alcalde.

La regulación en Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona fue pionero aprobando en 2017 la primera regulación municipal del Estado en relación a la circulación de los vehículos de movilidad personal, con la modificación de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos.

Más tarde llegó la normativa estatal coincidiendo con la mayoría de los puntos que ya regulaba la ordenanza municipal de Barcelona y que principalmente prohibía la circulación de vehículos de movilidad personal por encima de las aceras.

Pero el consistorio de Barcelona fue más allá, regulando también las empresas que podían tener este tipo de actividad para no saturar las calles de patinetes, y la Guardia Urbana comenzó a sancionar y a retirar patinetes de la vía pública.

En Madrid, sin embargo, los viandantes tienen que sortear los patinetes que están abandonados en mitad de las aceras, sin que el Ayuntamiento imponga ningún tipo de sanción a estas empresas disruptivas que se saltan todos los valores cívicos de convivencia.