Uber y WeWork se cargan las cuentas de la japonesa Softbank

Uber y WeWork se cargan las cuentas de la japonesa Softbank

La japonesa SoftBank Group anuncia unas pérdidas en sus cuentas en el tercer trimestre que superaron con mucho las previsiones de los analistas.

Sus número se los cargan algunas de sus mayores apuestas tecnológicas, como WeWork y Uber Technologies.

El gigante inversor japonés registra unas pérdidas de 6.460 millones de dólares en el tercer trimestre del año. SoftBank registró una beneficio de explotación de 6.567 millones en el mismo período del año anterior.

La primera pérdida trimestral del grupo en 14 años pone en duda la estrategia de alto riesgo del fundador de Softbank, Masayoshi Son, de destinar fondos a proyectos tecnológicos que requieren fuertes inversiones, en un momento en el que está embarcado en la creación de un segundo megafondo de inversión.

Fondo Vision

El grupo de inversiones dijo que su fondo Vision, con un valor de mercado de 100.000 millones de dólares, registraba una minusvalía latente de 537.900 millones de yenes durante el periodo de los últimos seis meses, ante el desplome del valor de algunas de sus apuestas tecnológicas como WeWork y Uber.

Este fondo, respaldado por Arabia Saudí y dirigido por Rajeev Misra, exbanquero del Deutsche Bank, había invertido hasta 70.700 millones de dólares en 88 empresas a finales septiembre. El valor de esas inversiones asciende ahora a 77.600 millones de dólares excluyendo desinversiones, dijo la entidad.

El mes pasado, SoftBank se vio forzado a desembolsar más de 10.000 millones de dólares para rescatar a la «startup» WeWork, después de que fracasara su intento de salida a bolsa.

Con un mayor escrutinio del mercado sobre la rentabilidad de muchas de sus apuestas arriesgadas en startups, SoftBank está luchando por sacarlas al mercado, un paso esencial para desbloquear capital y mantener el ritmo de crecimiento de su imperio de inversiones.

El valor de la mayoría de las inversiones del fondo, incluyendo Uber, Slack Technologies y Guardant Health, cayó durante el trimestre.

La caída de Uber se ha extendido a medida que aumentan sus pérdidas, y tras acabar el periodo de «lock-up» —compromiso de no vender asumido por algunos inversores— después de su salida a bolsa, alcanzando nuevos mínimos esta semana.

SoftBank no publicó un pronóstico para el año fiscal en curso, argumentando que había demasiados factores de incertidumbre.

Uber y WeWork se cargan las cuentas de la japonesa Softbank

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here