La ultraderecha se reúne en el Palacio de Vistalegre

La ultraderecha se reúne en el Palacio de Vistalegre para insultar al gobierno

Los partidos políticos de ultraderecha han lanzado extraoficialmente su campaña el domingo para las elecciones de la Unión Europea con fuertes mensajes contra la migración ilegal y la política climática del bloque, al tiempo que declararon su apoyo a Israel en su guerra contra Hamas.

La líder del partido Agrupación Nacional francesa, Marine Le Pen, y la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, intentaron reunir a los votantes en un evento organizado por el partido de extrema derecha Vox en Madrid antes de las elecciones parlamentarias de la Unión Europea del 6 al 9 de junio. Los analistas dicen que la votación en los 27 países del bloque podría ver un fuerte ascenso de la ultraderecha.

«Estamos en la recta final para hacer del 9 de junio un día de liberación y esperanza», afirmó Le Pen. «Nos quedan tres semanas para convencer a nuestros respectivos compatriotas de que salgan a votar».

Meloni, cuyo partido Hermanos de Italia tiene cimientos en el fascismo de Benito Mussolini, habló a través de videoconferencia y llamó a los jóvenes a votar. “Ustedes son el único futuro posible para Europa”, les dijo Meloni.

La defensa de las fronteras de la UE fue otro de los temas principales de los dos últimos días.

«No estamos en contra de los derechos humanos, pero queremos fronteras fuertes en Europa… porque son nuestras», dijo André Ventura, líder de Chega, un partido que obtuvo el tercer mayor número de escaños parlamentarios en Portugal a principios de este año. «No podemos seguir teniendo esta afluencia masiva de inmigrantes islámicos y musulmanes a Europa», añadió.

Meloni defendió la política de su país de alcanzar acuerdos con terceros países para tratar de frenar la inmigración ilegal, mientras que Le Pen abogó por la reforma del espacio Schengen para que «Europa permita a cada país elegir quién entra y quién sale de su territorio”.

Abascal pidió la unidad de la extrema derecha de cara a las elecciones europeas.

“Frente al globalismo debemos responder con una alianza global de patriotas en defensa del sentido común, la prosperidad económica, la seguridad y la libertad porque compartimos la amenaza, y eso nos lleva a la solidaridad”, afirmó Abascal.

La votación indicará si la deriva política continental coincidirá con el giro hacia la derecha observado en gran parte del mundo, desde los Países Bajos hasta Eslovaquia y Argentina.

El presidente de Argentina, Javier Milei, quien fue recibido como una estrella en medio de cánticos de “Libertad”, usó el centro de atención para atacar a Pedro Sánchez y a su esposa, algo impensable para la mayoría de los presidentes que visitan a un aliado histórico.

«No saben qué tipo de sociedad y de país (el socialismo) puede producir y qué tipo de gente encadenada al poder y qué niveles de abuso puede generar», dijo Milei en su discurso, antes de opinar sobre las acusaciones de corrupción contra la esposa de Sánchez, Begoña Gómez.

“Aunque tenga una mujer corrupta, se ensucia y tarda cinco días en pensarlo”, dijo, en referencia al tiempo que tardó Sánchez en plantearse si dimitir tras salir a la luz las acusaciones.

En respuesta, el gobierno ha exigido una disculpa de Milei y ha llamado a consultas a su embajadora en Buenos Aires por los comentarios, que el ministro de Relaciones Exteriores, José Manuel Albares, ha condenado por llevar “las relaciones entre España y Argentina al punto más grave de nuestra historia reciente”.

“A la hospitalidad y a la buena fe respondió con un ataque frontal a nuestra democracia, a nuestras instituciones y a España”, afirmó Albares.

Durante el transcurso del evento de este domingo, aplaudieron el mensaje de cada orador en solidaridad con Israel en su genocidio llevado a cabo en Palestina.

Israel estuvo representado en la reunión por su Ministro de Asuntos de la Diáspora, Amichai Chikli.

El primer ministro Viktor Orbán de Hungría y el ex primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, también hablaron y se les pudo ver en una gran pantalla.

Mientras tanto, miles de personas se manifestaban contra el fascismo en el centro de la capital.