La policía desmantela tres talleres clandestinos chinos de reparación de móviles

Agentes de la Policía Nacional, de la Policía Municipal de Madrid y de la Agencia Tributaria han desmantelado tres talleres clandestinos dedicados a la reparación de teléfonos móviles.

La investigación comenzó tras conocer de la existencia de varios locales, situados en el barrio madrileño de Usera, que daban servicio a una multitud de establecimientos de telefonía regentados por ciudadanos chinos.

En ellos se reparaban teléfonos móviles y todo tipo dispositivos electrónicos, efectos que eran entregados a miembros de la organización encargados del transporte para distribuirlos entre los locales clandestinos, donde una veintena de trabajadores en situación irregular procedían a su reparación con piezas que vulneraban los derechos contra la propiedad industrial.

En la operación han sido detenidas tres personas

Las investigaciones tuvieron su origen tras detectar en un garaje la entrada y salida de ciudadanos de nacionalidad china portando teléfonos móviles.

Las averiguaciones posteriores permitieron saber que posteriormente eran repartidos por establecimientos de telefonía móvil ubicados en Madrid y en el Polígono Industrial de Cobo Calleja en Fuenlabrada.

El avance de la investigación desveló que la organización disponía de al menos otros tres talleres más, uno de los cuales era utilizado como tapadera de la organización para hacer pasar a los trabajadores de los talleres clandestinos como empleados de un taller textil.

En el momento de la intervención en los talleres los investigadores descubrieron que contaban con todo el material e infraestructura para la reparación y ensamblaje de todo tipo de componentes de telefonía móvil, relojes digitales y dispositivos informáticos.

Los locales tenían una disposición similar, pero el último que ha sido descubierto contaba con maquinaria totalmente nueva, lo que denota que ha sido una actividad en constante proyección, debido a la mayor demanda.

Con esta actuación se da por desarticulada la organización y con ello se ha producido el cese de una actividad opaca que sin duda provocaba un gran perjuicio económico al sector.

La policía desmantela tres talleres clandestinos chinos de reparación de móviles