Ayuso admite que su hermano cobró comisión en el contrato que adjudicó a dedo



El espionaje de la presidenta madrileña comenzó el pasado octubre y pretendía aclarar si su hermano, Tomás Díaz Ayuso, había cobrado una comisión por un contrato concedido por el gobierno madrileño a un supuesto amigo suyo. La adjudicación, que se hizo durante la primera ola de la Covid, era para comprar mascarillas FFP2 y FFP3 por un valor de 1,5 millones de euros.

La empresa que logró el contrato fue Priviet Sportive, S.L., que es administrada por Daniel Alcázar Barranco. Este empresario reside en el municipio de Sotillo de la Adrada (Castilla y León), donde Ayuso y su hermano suelen veranear.

La cúpula del PP trató de acceder a las facturas de la empresa y del hermano de Ayuso, así como a sus movimientos bancarios, pero viendo la imposibilidad de obtener la información, el círculo de confianza de Teodoro García Egea puso sobre la mesa la contratación de una agencia de investigación.

De hecho, el secretario general del PP llegó a valorar un presupuesto para espiar a Ayuso, pero el pasado diciembre, desestimó la idea porque consideró que el coste de la operación era demasiado elevado y tampoco tenía garantías de que se mantendría en secreto.

Ayuso reconoce que su hermano cobró una comisión

Ayuso ha comparecido este jueves en la Puerta del Sol para cargar contra la dirección de su partido a la que acusa de perseguirla de “forma cruel” por querer presentarse a dirigir el PP de Madrid. Ayuso ha reconocido no obstante que existió una relación comercial entre su hermano y la empresa Priviet Sportive, S.L., a la que su Gobierno adjudicó un contrato de 1,5 millones de euros, y que Tomás Díaz Ayuso cobró una comisión que regularizó ante Hacienda.

«Pregunté a mi hermano, quien me confirmó que había mantenido relaciones comerciales con esa empresa y que todo era completamente legal. Que todo está regulado ante Hacienda y declarado», ha defendido la presidenta, reconociendo así que su hermano cobró. «De esta operación me enteré en Génova. Ni mi Gobierno ni yo hemos intervenido para adjudicar ni ese ni ningún otro contrato a nadie de mi entorno».

«Me cuesta creer que hayamos luchado tanto por ponernos en movimientos absurdos como éste, más propios de gente que no sabe gestionar administraciones y va de pasillo en pasillo sin nada que hacer», ha contraatacado Ayuso. «Quisiera saber cuántos votos han conseguido para el PP todos los que llevan meses atacando», ha sentenciado.

Ayuso admite que su hermano cobró comisión en el contrato que adjudicó a dedo