Un recorrido por la Casa Padellàs de Barcelona

Un recorrido por la Casa Padellàs de Barcelona

La Casa Padellàs es un palacio privado de estilo gótico tardío, con algunos elementos renacentistas en la ornamentación de puertas y ventanas, construido originalmente en el número 25 de la calle Mercaders, esquina con la antigua calle de Tarascó.

En 1931, debido a la apertura de la Via Laietana, que ponía en riesgo su conservación, fue desmontado, trasladado y reconstruido en la Plaza del Rei, en el Barrio Gótico.

Desde 1943 es la sede del Museo de Historia de Barcelona.

Está catalogado desde 1962 como bien cultural de interés nacional.

Consta de tres plantas ordenadas alrededor de un patio con su escalera y galería, elementos característicos de los palacios góticos barceloneses, asimismo, el tejado está sostenido por columnas de piedra formando galería.

Un recorrido por la Casa Padellàs de Barcelona

En una de las esquinas tenía una torre, hoy rebajada. En el siglo XVIII se abrieron grandes ventanales con balcones.

Debió de edificarse estre 1497 y 1515 y la obra probablemente fue impulsada por Joan de Hostalric-Sabastida y Llull que fue consejero real y gobernador de los condados de Roselló y Cerdanya, ennoblecido el 1513.

Los escudos que decoran puertas y ventanas corresponden a familias Hostalric, Sabastida, Montbui y Desplà, esta última emparentada con la descendencia femenina de Juan de Hostalric-Sabastida.

En las colecciones del Museo de Historia de Barcelona se conservan muestras de los antiguos pavimentos cerámicos de la Casa Padellàs, con los escudos de Sabastida y Llull.

La casa pasó a ser propiedad de la familia Casamitjana en 1584

Uno de sus habitantes fue el conseller Rafael Casamitjana y de Erill (1651-1653).

Por unión familiar con los Casamitjana, durante el siglo XVIII habitó la familia Padellàs, de la que recibe el nombre que se ha mantenido hasta el presente.

Francisco de Padellàs y de Pastores fue capitán de regimiento de la Coronela pero al final de la Guerra de Sucesión se puso al servicio de Felipe V.

Su hijo, Bernardino de Padellàs y Puig, fue ennoblecido por Carlos III de España el año 1759.

Bernardino de Padellàs ostentó el título de Barón de Les Camposines y fue miembro de la Academia de Buenas Letras.

En el siglo XIX habitaba la familia Togores, emparentada con los Padellàs por vía matrimonial.

Durante las primeras décadas del siglo XX se sucedieron varios cambios de propiedad hasta que en 1928 pasó al Ayuntamiento de Barcelona.

Debido a la apertura de la Via Laietana en el periodo de 1930-1931, que ponía en peligro su conservación, se trasladó, piedra a piedra, desde su original ubicación en la calle Mercaders hasta la plaza del Rei esquina calle del Veguer, donde sustituyó a unas casas que se consideraron de menor interés arquitectónico.

De esta manera la Casa Padellàs servía para completar de forma más suntuosa el conjunto monumental de la Plaza del Rei, ofreciendo un magnífico ejemplo de la intervención contemporánea al Barrio Gótico de Barcelona.

Las obras de reconstrucción

Un recorrido por la Casa Padellàs de Barcelona

Las obras de reconstrucción y fundamentación en la nueva ubicación de Plaza del Rei comportaron el hallazgo de los restos de la Barcino romana, por lo que se decidió reedificar la Casa Padellàs sobre pilares exentos para conservarlas.

Asimismo, las excavaciones se prolongaron hasta el año 1935 y debido a la Guerra Civil, supuso un paro de los trabajos arqueológicos.

Terminada la guerra, se adoptó la decisión, reflejada en un acuerdo municipal del 30 de abril de 1940, de convertir la Casa Padellàs en la sede del Museo de Historia de Barcelona.

El Museo fue inaugurado tres años después, el 14 de abril de 1943, coincidiendo con la celebración de las Fiestas Colombinas en el Salón del Tinell para conmemorar los 450 años de la llegada de Colón en Barcelona.

Las salas de las plantas primera y segunda de la Casa Padellàs acogieron, de 1943 hasta finales de los años 80 del siglo XX, las secciones dedicadas a la historia medieval y moderna del Museo de Historia de Barcelona.

Posteriormente permanecieron cerradas al público.

Se reabrieron, ya remodeladas, en 1996, con motivo de la exposición temporal Barcelona en tiempo de los Austrias.

Desde entonces las salas de la Casa Padellàs han acogido regularmente algunas de las exposiciones temporales organizadas por el Museo de Historia de Barcelona.

Un recorrido por la Casa Padellàs de Barcelona

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here