Un policía chileno tira a un niño de 16 años por un puente durante las protestas

Menos de un mes antes de que Chile vote sobre la posibilidad de reemplazar su constitución de la era de Pinochet, la policía ha reprimido brutalmente a los manifestantes en la capital, Santiago.

Este viernes por la noche, agentes de los Carabineros utilizaron columnas de gas lacrimógeno y chorros de agua a alta presión para dispersar a los manifestantes que se congregaban en Plaza Italia, donde estallaron focos de violencia en medio de una fuerte presencia policial.

Los videos muestran a un niño de 16 años que un oficial de policía empuja por encima de la barandilla del puente.

El niño cayó al canal del río Mapocho, donde quedó inmóvil, boca abajo en el agua poco profunda.

“Mientras los manifestantes huían, vimos el momento en que el oficial interceptó al niño y lo arrojó desde el puente”, dijo Pavel Pavelic Jofre, quien encabezó una compañía de voluntarios en las protestas.

“Logramos bajar dos de nuestro grupo para ayudarle, y después de estabilizarlo, los bomberos pudieron sacarlo del río para llevarlo al hospital”.

Al abordar el incidente en un discurso televisado, el general Enrique Monrás, portavoz de los  Carabineros, no descartó la responsabilidad de la fuerza por lo sucedido, pero dijo que en su opinión, el niño “perdió el equilibrio y se cayó” durante una detención.

Se informó que el niño se encontraba estable en la Clínica Santa María, a poca distancia de donde ocurrió el incidente.

A medida que las imágenes comenzaron a filtrarse en las redes sociales, los Carabineros enfrentaron una presión renovada para actuar sobre una cultura percibida de brutalidad.

Los políticos de la oposición pidieron la renuncia del general Mario Rozas, jefe de Carabineros, después de una serie de violaciones de los derechos humanos.

Desde octubre del año pasado, Chile se ha visto sacudido por una ola de protestas masivas contra la desigualdad desenfrenada y una serie de injusticias sistémicas. La consiguiente represión policial ha sido condenada internacionalmente.

El Ministerio Público de Chile ha dicho que desde octubre pasado los Carabineros ha perpetrado 8.575 presuntas violaciones de los derechos humanos en la represión de las protestas, por lo que solo 16 policías han sido destituidos.

Una serie de reorganizaciones del gabinete han dado lugar a que tres hombres hayan sido puestos sucesivamente a cargo del Ministerio del Interior desde que comenzaron las manifestaciones, pero la policía ha conservado el apoyo del gobierno a pesar de las numerosas denuncias en su contra.

Varias misiones internacionales, incluida una delegación enviada por la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, ex presidenta de Chile, entregaron informes condenatorios que detallan numerosas violaciones que han ocurrido durante las protestas, incluidas presuntas torturas y abusos sexuales.

No obstante, el presidente Sebastián Piñera utilizó su discurso ante la asamblea general de la ONU hace menos de dos semanas para pedir que se fortalezcan valores como el respeto a los derechos humanos en todo el mundo.

El referéndum constitucional de Chile se llevará a cabo el 25 de octubre. A raíz del último escándalo que envuelve a los Carabineros, se hicieron llamamientos en las redes sociales para que se realizaran más protestas durante el fin de semana.

Represión en Chile

Un policía chileno tira a un niño de 16 años por un puente durante las protestas