Un nuevo informe indica la violación de Derechos Humanos por parte de la policía de Chile

La brutalidad de la respuesta de la policía chilena a los disturbios del país está dando lugar a llamativos llamamientos para la reforma de las fuerzas policiales.

Las protestas comenzaron hace dos meses debido a un aumento en las tarifas del metro y después se transformaron también en la desigualdad.

Esta protestas incluyeron marchas pacíficas y confrontaciones violentas con la policía que resultaron en miles de casos de abuso, según el Instituto Nacional de Derechos Humanos.

De estos casos, casi 400 de los documentados por el Instituto Nacional de Derechos Humanos son de tortura. Otros 194 incluyen violencia sexual, incluidas cuatro violaciones. Más de 800 implican el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía.

El Instituto ha calificado al menos seis asesinatos cometidos por las fuerzas de seguridad como homicidios.

Estos casos documentados de violaciones de los derechos humanos apuntan a los Carabineros, la fuerza policial nacional de Chile, que nunca fue reformada después de la dictadura del general Augusto Pinochet.

Los Carabineros estuvieron profundamente involucrados en violaciones de los derechos humanos que dejó más de 3.000 muertos y desaparecidos y 38.000 torturados durante el gobierno de Pinochet.

«Nunca pensamos que tendríamos que regresar a Chile en estas circunstancias para registrar violaciones masivas de derechos humanos», dijo José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch de las Américas, cuando la organización presentó su informe sobre Chile el mes pasado. «Pensamos que esto era historia».

Los Carabineros rechazaron una entrevista, pero esta semana su director, el general Mario Rozas, dijo que había 856 investigaciones internas relacionadas con los informes en curso. También anunció cambios estructurales y de política en la institución.

El presidente Sebastián Piñera dijo que las acusaciones serán investigadas y dio la bienvenida al país a cuatro organizaciones de derechos humanos, incluida la Organización de Estados Americanos y las Naciones Unidas, que encontraron «un gran número de violaciones graves de derechos humanos».

El gobierno también creó un grupo de trabajo, dirigido por Gonzalo Blumel, el ministro del Interior, para proponer reformas a la fuerza policial, y la policía suspendió el uso de pellets.

Pero los grupos de derechos humanos dicen que los carabineros siguen disparando cartuchos de gas lacrimógeno al cuerpo y a la cabeza de los manifestantes, en violación de su propio protocolo.

El 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, 8 personas resultaron heridas de esta manera, dos de ellas, incluida una niña de 15 años, se encuentran en estado crítico.

La Fiscalía abrió más de 2.670 investigaciones criminales basadas en informes de tortura, violencia sexual y lesiones por armas de fuego. La gran mayoría involucra personal de Carabineros.


Relacionado:

Multitudinaria manifestación en Chile tras la denuncia de la ONU por los derechos humanos

 

Multitudinaria manifestación en Chile tras la denuncia de la ONU por los derechos humanos

 

Un nuevo informe indica la violación de Derechos Humanos por parte de la policía de Chile