Los partidarios de Trump de la extrema derecha revientan con violencia una manifestación en Washington

La violencia estalló en las calles de Washington DC después de que grupos de extrema derecha se enfrentaran con contramanifestantes a raíz de una marcha de conservadores que protestaban contra la victoria electoral del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden.

El problema estalló cuando cayó la noche y las multitudes comenzaron a dispersarse a raíz de una manifestación en gran parte pacífica el sábado por parte de partidarios de Trump que alegan sin pruebas que las elecciones del 3 de noviembre estuvieron teñidas de fraude.

Grupos de manifestantes pro-Trump Proud Boys y contramanifestantes de Antifa se rebelaron en las calles del centro de la ciudad y aunque la policía usó gas pimienta en miembros de ambos lados, los rivales se reagruparon y la violencia continuó esporádicamente.

Cuatro personas fueron llevadas al hospital con heridas de arma blanca y lesiones potencialmente mortales, según el Washington Post, que citó al portavoz de bomberos de DC, Doug Buchanan. La policía dijo que 23 personas fueron arrestadas.

Se estima que 200 miembros de Proud Boys, un grupo violento de extrema derecha, se habían unido a las marchas el sábado temprano cerca del hotel Trump en la capital.

Mezclados con grupos eclesiásticos que instaban a los fieles a participar en las “Marchas de Jericó” y mítines de oración por el presidente derrotado, el contingente de Proud Boys vestía uniformes de combate y chalecos antibalas, cascos y señales con las manos utilizadas por los nacionalistas blancos.

Gritaron insultos a los manifestantes rivales de Antifa y quemaron banderas de Black Lives Matters, pero la policía logró mantener a las facciones separadas hasta la noche.

También se llevaron a cabo protestas en Georgia, Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Nevada y Arizona, donde la campaña de Trump ha buscado anular el conteo de votos.

Los medios locales en la capital del estado de Washington, Olympia, informaron que una persona recibió un disparo y tres fueron arrestadas después de enfrentamientos entre grupos de protesta pro y anti-Trump.

Más de 50 fallos de tribunales federales y estatales han confirmado la victoria de Biden . La corte suprema de Estados Unidos rechazó el viernes una demanda interpuesta por Texas y respaldada por Trump que busca descartar los resultados de las votaciones en cuatro estados.

«Cualquiera que sea el fallo de ayer … todos respiren profundo, profundo», dijo a los manifestantes el general retirado del ejército Mike Flynn, exasesor de seguridad nacional de Trump, frente a la corte suprema, refiriéndose a la negativa de la corte a escuchar el caso de Texas.

Flynn, quien se declaró culpable dos veces de mentir al FBI sobre los contactos con el ex embajador ruso, habló en su primer discurso público desde que Trump lo indultó en noviembre.

“Mi encargo para ustedes es regresar a su lugar de origen” y hacer demandas, dijo Flynn a la multitud, sin ser más específico. La constitución estadounidense “no se trata de libertades colectivas, se trata de libertades individuales, y la diseñaron de esa manera”, dijo.

Trump se ha negado a admitir la derrota , alegando sin pruebas que se le negó la victoria mediante un fraude masivo. En su camino a la base de la fuerza aérea de Andrews y luego al partido de fútbol anual del Ejército y la Marina en Nueva York, Trump hizo tres pases en el helicóptero Marine One sobre los manifestantes que vitoreaban.

Más temprano el sábado, los partidarios de Trump que portaban banderas y carteles se abrieron paso en pequeños nudos hacia el Congreso y la Corte Suprema a través del centro de Washington, que estaba cerrado al tráfico por vehículos policiales y camiones de basura.

Pocos de los manifestantes llevaban máscaras, a pesar de las elevadas muertes y casos de Covid-19, desafiando una directiva de la alcaldía de que se usaran afuera. Varios miles de personas se manifestaron en Washington, menos que durante una protesta similar el mes pasado.

Mientras algunos en la multitud se hicieron eco de las teorías de conspiración de la extrema derecha sobre las elecciones, un remolque tirado por un camión ondeaba banderas de Trump 2020 y un letrero que decía «Trump Unity» mientras tocaba la canción country «God Bless the USA».

“Está claro que la elección ha sido robada”, dijo Mark Paul Jones de Delaware Water Gap, Pensilvania, quien lucía un revolucionario sombrero tricorner de la era de la guerra mientras caminaba hacia la corte suprema con su esposa.

Algunos manifestantes hicieron referencia al milagro bíblico de la batalla de Jericó, en la que los muros de la ciudad se derrumbaron después de que soldados y sacerdotes que tocaban cuernos marcharon alrededor de ella.

En su discurso, Flynn les dijo a los manifestantes que todos estaban dentro de Jericó después de romper sus muros.

Ron Hazard, de Morristown, Nueva Jersey, fue una de las cinco personas que se detuvieron en el departamento de justicia para tocar shofars, un cuerno de carnero utilizado en las ceremonias religiosas judías, para derribar “los muros espirituales de la corrupción”.

“Creemos que lo que está sucediendo en este condado es algo importante. Es un equilibrio entre los valores bíblicos y los valores anti-bíblicos”, dijo Hazard.

Los partidarios de Trump de la extrema derecha revientan con violencia una manifestación en Washington