Los atentados de Barcelona y Cambrils del 17-A, tres años después

Los atentados de Barcelona y Cambrils del 17-A, tres años después

Hace tres años las Ramblas de Barcelona cambiaron para siempre.

Un ataque al corazón de Barcelona encogió al mundo.

Tres años después del 17-A, las heridas siguen abiertas y Catalunya no olvida ni entiende como unos chicos de Ripoll, de toda la vida, pasarían la fe por encima de todas las cosas y estarían dispuestos a morir matando.

Este lunes hace tres años de los atentados de Barcelona y Cambrils y de un balance trágico:

16 muertos y 169 personas heridas. Y todavía hoy no se han resuelto los interrogantes en torno a los terroristas y la masacre sigue viva, en especial, en el recuerdo de quienes la sufrieron de cerca.

Interrogantes aún por resolver

Continúa la tristeza, pero también la polémica y la incertidumbre.

Algunas de las víctimas de los atentados reivindican día a día que se aclare la relación del CNI con el imán de Ripoll, Abdelbaqui Se-Satty, al frente de la radicalización de los jóvenes.

Familias destrozadas luchando para que se haga justicia y la Rambla vacía, no sólo de turistas que no pasean por el coronavirus, también vacía de la alegría que un 17-A los extremistas le robaron.

Las heridas de Alcanar, aún abiertas

Las explosiones de Alcanar fueron la antesala de los ataques terroristas en Barcelona y Cambrils, el 17 y 18 de agosto de 2017.

El estallido premonitorio de la casa ocupada por la célula terrorista en la urbanización Montecarlo, en Alcanar Playa, ha ido quedando en segundo plano durante la instrucción y la investigación del caso.

La noche del 16 de agosto de 2017, en la casa de la urbanización Montecarlo donde se acumulaban bombonas de butano y varios kilos de explosivos fabricados por los terroristas saltaron por los aires.

Tres años después, los vecinos de Alcanar Playa intentan pasar página al hecho de haber convivido sin saberlo con la célula terrorista que perpetró los atentados de Barcelona y Cambrils.

¿Como avanza el juicio?

La Fiscalía no ha reconocido los hechos de Alcanar como ataque terrorista y los ha desvinculado en la instrucción de los atentados Barcelona y Cambrils.

El consistorio pidió el verano pasado al Ministerio Fiscal que reconsiderara la decisión y alzó la voz cuando algunas informaciones relacionaban el imán de Ripoll, Abdelbaki se-Satty -muerto en la explosión de la casa de Alcanar-, como confidente de los servicios secretos españoles.

En ese momento, el Ayuntamiento pidió comisiones parlamentarias para investigar, pero se han vuelto a sentir «aislados», como apuntan fuentes municipales, porque tampoco se les ha invitado a participar en la comisión sobre los atentados que ha hecho el Parlamento.

Hace sólo unas semanas, la Audiencia Nacional abría el procedimiento abreviado para juzgar a los tres procesados ​​por el 17-A, acusados ​​de integración en organización terrorista, fabricación, tenencia y depósito de explosivos, y delito de estragos en grado de tentativa.

Se considera que ninguno de los tres participó de manera directa en los atentados y la Audiencia Nacional descarta juzgarlos por asesinato, pero no limita que las acusaciones puedan acusarles de estragos terroristas consumados y asesinatos en tentativa, o lesiones de carácter terrorista por la acumulación de explosivos en Alcanar, donde preparaban asesinatos aún más masivos.


Las víctimas del atentado de Las Ramblas piden que se impute por asesinato a los autores

 

Las víctimas del atentado de Las Ramblas piden que se impute por asesinato a los autores

 


Un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas

Barcelona ha guardado este lunes un minuto de silencio en recuerdo y homenaje a las víctimas del atentado del 17 de agosto de 2017.

El acto, marcado por las medidas para la Covid-19, ha sido presidido por la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, y representantes de todos los grupos municipales.

Además, ha contado con la presencia del ministro de Sanidad, Salvador Illa; la presidenta del Congreso, Meritxell Batet; el presidente de la Generalitat, Quim Torra; el vicepresidente, Pedro Aragonés, y el presidente del Parlament, Roger Torrent.

El minuto de silencio ha tenido lugar en el Pla de l’Ós de la Rambla y ha estado acompañado por la música del ‘Cant dels Ocells’.

Después, los asistentes han hecho una ofrenda floral.

Los atentados de Barcelona y Cambrils del 17-A, tres años después