La fiscalía pide 9 años de prisión para Rafael Amargo

La fiscalía pide 9 años de prisión para Rafael Amargo

La Fiscalía ha solicitado en su escrito de acusación nueve años de prisión para el bailaor Rafael Amargo por un delito contra la salud pública, a quien acusa de vender en su domicilio estupefacientes de manera persistente a cambio de dinero.

En el escrito, el Ministerio Público sostiene que durante los meses de abril y diciembre de 2020, tanto Amargo como su asistente de producción, Eduardo Santos, «se venían dedicando de manera concertada y persistente a la distribución de sustancias estupefacientes a cambio de dinero».

Así, el bailarín supuestamente vendía los estupefacientes en su propio domicilio de Madrid y en otras ocasiones hacía llegar las drogas al lugar donde el cliente indicaba a través de vehículos Uber.

La Fiscalía relata que el 27 de abril de 2020, Manuel Ángel para quien pide seis años de prisión, fue sorprendido por la Policía cuando se disponía a entregar a un cliente una bolsita con sustancia que resultó ser metanfetamina, la cual había recogido minutos antes del domicilio de Amargo, donde debía regresar para entregar el dinero.

A raíz de los dispositivos de vigilancia que se establecieron sobre su domicilio, los agentes pudieron observar cómo acudían numerosas personas que, tras acceder al mismo y permanecer en el interior escasos minutos, salían nuevamente, interviniendo los estupefacientes que se habían adquirido en dicho domicilio.

El 1 de diciembre de 2020 el Juzgado de Instrucción número 48 de Madrid autorizó la entrada y registro en los domicilios de los acusados. En el caso del bailaor, los agentes intervinieron 3 botes conteniendo Popper, una bolsita conteniendo feniletilamina y un frasco conteniendo GBL.

En el caso de Juan Eduardo, los agentes hallaron un bote conteniendo metanfetamina, una bolsita de ketamina y MDMA.

El titular del Juzgado de Instrucción número 48 de Madrid concluyó el noviembre la investigación penal contra Amargo, contra su mujer y dos de sus socios detenidos hace un año al considerar que hay indicios suficientes para enjuiciarles por un delito contra la salud pública, en su modalidad de tráfico de drogas, y pertenencia a grupo criminal.

Amargo fue detenido el 1 de diciembre de 2020 en el marco de la operación Codax. Tras declarar ante el juez y en contra de la petición del fiscal de que ingresaran en prisión, quedaron en libertad con la imposición de medidas cautelares, con la retirada del pasaporte, la prohibición de salir del territorio nacional y la obligación de acudir cada quince días al juzgado. Amargo y los otros detenidos negaron los hechos de los que se les acusa.

La fiscalía pide 9 años de prisión para Rafael Amargo