Kyoto falló. Paris falló. ¿Será diferente la COP25 protagonizada por Greta?

Kyoto falló. Paris falló. ¿Será diferente la COP25 protagonizada por Greta?

La desafortunada COP25 ha encontrado un lugar de acogida en la tercera vez que pregunta, pero, al igual que sus predecesores, la cumbre internacional parece ser grande en los gestos y pequeña en revertir la dirección de la humanidad.

A partir del lunes, la COP25, o la 25ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, para dar su nombre completo a la cumbre, reunirá a altos funcionarios de 197 países con el objetivo de establecer un conjunto de nuevos objetivos nacionales para Reducción de emisiones.

Las conversaciones debían realizarse originalmente en Brasil, pero el gobierno se retiró hace 12 meses.

Chile ofreció hacerse cargo, pero, después de semanas de protestas, el gobierno también se retiró. Finalmente, el gobierno intervino hace cuatro semanas para hacerse cargo, por lo que se realizará en IFEMA, Madrid.

¿De qué hablan?

Las conversaciones revisarán el progreso realizado desde que se firmó el Acuerdo de París, muy publicitado, en la COP21 en diciembre de 2015.

El Acuerdo tiene como objetivo reducir las emisiones lo suficiente como para mantener el aumento de la temperatura global ‘muy por debajo’ de dos grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, e idealmente 1,5 grados

El mundo ya se ha calentado aproximadamente un grado Celsius desde esa línea de base, dejando a las naciones con aún menos margen de maniobra.

Cada país ha prometido establecer un objetivo nacional para reducir las emisiones junto con un plan sobre cómo se podría lograr eso.

¿Funciona el establecimiento de objetivos?

Hubo dos problemas principales con el Acuerdo de París.

Primero, no existe un mecanismo internacional para hacer cumplir los objetivos que los países declaran.

Más allá de las leyes nacionales y la ‘presión de grupo’ de otros países, no hay penalización por el fracaso.

En segundo lugar, los recortes prometidos hasta ahora no son suficientes, si los modelos climáticos son correctos, para detener el calentamiento mundial en más de dos grados.

De ahí la demanda de nuevos objetivos, aún más ambiciosos, para establecerse, tanto en Madrid como en la reunión de 2020 en Glasgow, Reino Unido.

Los países parecen estar intensificando sus ambiciones, o, al menos, su retórica.

Por ejemplo, cada vez más países se comprometen a alcanzar las emisiones ‘netas’ para 2050 o poco más.

En los últimos días, la nueva presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, ha exigido que los estados miembros de la UE se comprometan a reducir las emisiones en un 55 por ciento para 2030.

¿Les creemos a los políticos esta vez?

El récord de lograr recortes de emisiones de esta manera es muy pobre.

Para todas las grandes declaraciones en los eventos de la ONU, la realidad es que incluso los objetivos débiles establecidos hasta ahora solo se han cumplido por accidente en lugar de por diseño.

Por ejemplo, el Protocolo de Kioto, firmado en 1997, comprometió a los países industrializados a reducir las emisiones totales en un cinco por ciento, en comparación con 1990, en 2012.

Los objetivos se cumplieron, pero principalmente debido a la desindustrialización de Europa del Este y Rusia después de 1990, junto con acontecimientos no relacionados en los países occidentales, a saber, la crisis económica de 2008-09.

Entonces, ¿qué pasará realmente?

La magnitud del problema se destaca en el Informe de brecha de emisiones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente 2019, publicado el 26 de noviembre.

El informe analiza la «brecha de emisiones» entre lo que está sucediendo actualmente, lo que los países se han comprometido a hacer y las reducciones de emisiones que se necesitan.

En resumen, lejos de que las emisiones caigan rápidamente o incluso se estabilicen, han continuado aumentando a aproximadamente un 1,5 por ciento anual.

Eso también significa que los recortes necesarios para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París deben hacerse aún más rápido.

Kyoto falló. Paris falló. ¿Será diferente la COP25 protagonizada por Greta?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here