Actúa la extrema derecha 'Desokupa' en connivencia con los Mossos-1

¿Actúa la extrema derecha ‘Desokupa’ en connivencia con los Mossos?

El pasado miércoles los Mossos d’Esquadra ejecutaron un desalojo en el barrio de Poble Sec de Barcelona de una madre y su hija menor. Junto a los Mossos estaban miembros de la empresa Desokupa, especializada en desalojos extrajudiciales.

El Sindicat de Barri denunció la connivencia de la policía catalana con la empresa y los Mossos justificaron que los desokupas saltasen el perímetro policial debido a que actuaban como representantes de la propiedad. No es la primera vez que se denuncian hechos similares.

Los Mossos desmienten cualquier connivencia con Desokupa, aunque episodios anteriores lo ponen en duda.

En enero de 2019 la inmobiliaria Vivendex, propiedad de un bloque de pisos ocupado en el mismo barrio, contrató a Desokupa para ejecutar el desalojo del edificio. En unas imágenes emitidas por TV3 se observa como los Mossos facilitan la entrada al inmueble de los miembros de Desokupa.

En otro vídeo difundido por Daniel Esteve, jefe de Desokupa, alaba la actuación de la policía y explica la colaboración con los Mossos para «bajar por las escaleras» a los ocupas.

El papel de la empresa implicada en desalojos extrajudiciales obligó al ex conseller de Interior Miquel Buch, a dar explicaciones en el Parlament de Catalunya el 6 de febrero de 2019 sobre la actuación policial.

La diputada de la CUP Maria Sirvent acusó a los Mossos de actuar con «absoluta complicidad con la mafia y ponerse al servicio de los matones».

Buch negó cualquier tipo de conexión entre los agentes y Desokupa. La presencia de miembros de Desokupa en desalojos ejecutados por los Mossos es una escena que se reproduce repetidamente en diferentes barrios y ciudades de Catalunya.

Desde que llegó a Catalunya en 2016 la empresa ha estado el punto de mira de organizaciones, entidades en defensa de los derechos humanos y partidos políticos por sus actuaciones fuera de la ley.

Es por este motivo que acumula varias denuncias por utilizar prácticas basadas en la extorsión, el uso de la fuerza, el acoso inmobiliario y la violación del domicilio en los desalojos que ejecuta. Hasta ahora, no ha recibido ninguna condena.

El debate en torno Desokupa aterrizó en la Comisión de Interior del Parlament de Catalunya el 23 de noviembre de 2016, de la mano entonces diputado del PSC y actual de ERC, Carles Castillo, que, con el apoyo unánime de todos los partidos de la cámara, aprobó una resolución que instaba al Gobierno a llevar a cabo «las actuaciones necesarias para asegurar que Desokupa se ajustase a derecho».

Además, emplazaba a las «autoridades competentes» a investigar la actuación de la empresa para determinar «si ha lesionado derechos y libertades, si ha cometido algún delito, si se trata de una asociación ilícita y si tiene vínculos con grupos de extrema derecha».

De eso hace más de cuatro años y no se ha notificado ninguna novedad en relación con la instancia. Los Mossos se limitaron a abrir un periodo de investigación previo con el fin «de esclarecer la naturaleza jurídica de los hechos» que rodean las acciones de Desokupa. Añaden que en su caso, «identificarán a los posibles responsables de una infracción administrativa a la normativa de seguridad privada». Asimismo, no se ha informado de ningún tipo de actuación contra Desokupa derivada de estas investigaciones.

Contactos de Esteve en las comisarías

Los vínculos de Desokupa con los cuerpos policiales trascienden de los desahucios. Lo demuestra el hecho de que el gerente de la empresa, Daniel Esteve, mantiene buena relación con agentes de los cuerpos de seguridad.

En pleno estado de alarma y confinamiento de marzo y abril de 2020, Esteve recorrió miles de kilómetros entre Barcelona y Madrid para entregar material sanitario (mascarillas, guantes y gel hidroalcohólico) en diferentes comisarías de los Mossos, policías locales, Policía Nacional y Guardia Civil.

El dirigente de Desokupa publicaba en las redes sociales como transcurrían las entregas y mostraba fotografías con agentes de la policía en el intercambio del material sanitario.

Actúa la extrema derecha 'Desokupa' en connivencia con los Mossos-1

Destacan las visitas a la Comisaría General de los Mossos en Sabadell -la sede de la Brigada Móvil (BRIMO) – la comisaría de Ciutat Vella y la de la Zona Franca. Esteve también visitó la Jefatura Superior de Policía de Via Laietana y el cuartel de la Guardia Civil en la Travessera de les Corts de Barcelona.

El líder de Desokupa no oculta la admiración por los cuerpos policiales, el perfil personal de Facebook publica imágenes donde se exhibe con camisetas con el logo de la Policía Nacional o la Guardia Civil.

Esteve también muestra el apoyo a las unidades de antidisturbios policiales en diferentes vídeos en la red, que se comparten y viralizar en canales como El Parte. A principios de marzo, publicó un video donde criticaba a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau y al Gobierno por «permitir la quema de la furgoneta de la Guardia Urbana» y mostraba el apoyo a los agentes antidisturbios de la policía local de Barcelona.

«Tengo muchos amigos en esta unidad de intervención, hemos entrado conjuntamente en desokupacions, muchas en el Raval, tanto con Mossos como con la Guardia Urbana».

En otro vídeo de octubre de 2020, Esteve aparece con una camiseta del ARRO, una de las unidades antidisturbios de los Mossos, mientras golpea un saco de boxeo».

La popularidad de Desokupa crece por el eco que consiguen a través de las redes sociales y la presencia de sus miembros como tertulianos y protagonistas en los grandes medios de comunicación, son buenos ejemplos los minutos de pantalla en el Programa de Ana Rosa de Telecinco, Espejo Público de Antena 3 o TVE.

Asimismo, la última apuesta de la empresa anti okupas es el lanzamiento de un canal propio de televisión y gratuito el pasado 12 de abril. La iniciativa bajo el nombre de Desokupa TV, emite a través de la plataforma EDA TV, portal utilizado para la difusión de vídeos de miembros de la ultraderecha y Vox.

El nuevo canal de Desokupa ofrece desahucios en directo y entrevistas a los miembros de la organización que expresan opiniones «políticamente incorrectas» sobre colectivos antisistema.

¿Qué es Desokupa?

Desokupa nació en 2016 como empresa de desalojos contra «okupas e inquilinos problemáticos». A través de la página web de la empresa, se presentan como «expertos en mediación» y la «solución para sacar de manera rápida y segura a los okupas de las viviendas».

Además, muestran orgullosos «ser la única empresa del sector recomendada por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado». Desde los inicios en 2016, aseguran haber ejecutado «más de 5.600 desokupacions con éxito» en todo el Estado.

Ofrecen servicios por toda la Península y se muestran como «figura mediadora entre el propietario y okupantes» a través de sus miembros que están en «continua formación en psicológica, técnicas de mediación y normativa legal referente al sector».

Más allá de la experiencia en el ámbito de la seguridad privada, son varios los miembros de Desokupa con antecedentes judiciales y vínculos con la extrema derecha.

La empresa tenía en sus filas a Joaquim B., un hombre que compaginaba su actividad de expulsar a ocupas con el tráfico de drogas. Los investigadores lo señalan como miembro de una supuesta trama de narcos dedicada al robo de droga de los contenedores que llegan al puerto de Barcelona compinchados con agentes de policía.

Los Mossos investigan a Joaquim B. por haber colocado presuntamente una pistola y un alijo de droga en el coche de un estibador al que querían incriminar para quitárselo de enmedio. Las conversaciones demuestran los métodos engañosos a los que recurre Desokupa.

A raíz de la denuncia que interpusieron varias personas coaccionadas –desde Figueres hasta Valencia– por miembros de Morososbcn, la unidad de secuestros y extorsiones de los Mossos inició una investigación dirigida por el Juzgado de Instrucción 3 de Gavà. El 4 de noviembre de 2008, el Grupo Especial de Intervención (GEI) de los Mossos llevó a cabo la operación para detener a Esteve, acusándolo de los cargos de detención ilegal, vejaciones, amenazas y asociación ilícita.

Más allá de las detenciones, esta actuación policial trascendió por la condena de un año de prisión y uno de inhabilitación que recibió uno de los agentes que participaron en el operativo. La sentencia condenaba el agente por destrozarle con una granada aturdidora el testículo derecho y parte del otro a Antonio Coscolín, compañero de Daniel Esteve aquella noche.

Entre los integrantes actuales o que han pasado por Desokupa, está Ernesto Navas, que presume de su ideología neonazi con el tatuaje de una esvástica en el brazo y acumula antecedentes por altercados con arma blanca e intento de homicidio.

Una de las otras caras conocidas de Desokupa es el búlgaro Jivko Ivanov, que su currículum incluye haber sido miembro destacado de la milicia de extrema derecha Alba Ortodoxa y simpatizante del movimiento anti-islámico europeo Stop Islamisation of Europe (SIOE).

Las actuaciones de Desokupa han terminado varias veces a los tribunales, pero hasta ahora la empresa no ha sido condenada. Esto puede cambiar a raíz del juicio contra Esteve y tres de sus empleados por un intento de desalojo en 2018 en una casa ocupada de Terrassa.

Los cuatro acusados no se presentaron a la sesión celebrada a principios de abril, pero el caso ha quedado visto para sentencia después de que la juez aceptara su declaración por escrito. La defensa confía en que el caso termine en la primera condena contra Desokupa en el Estado.

¿Actúa la extrema derecha ‘Desokupa’ en connivencia con los Mossos?