El sur de España se seca, y los agricultores se reinventan

A medida que el sur de España se seca, los agricultores se reinventan

Encontrar espárragos silvestres que brotan a los pies de sus almendros pone una sonrisa en la cara de Juan García Chacón.

La vegetación natural es una señal de que las estrategias de la granja para contrarrestar la erosión están funcionando.

Chacón, quien el año pasado dejó un trabajo como conductor de pruebas de vehículos para cultivar junto a su padre jubilado, es uno de los muchos agricultores de Andalucía que están trabajando para encontrar nuevas prácticas agrícolas para contrarrestar los vientos secos del cambio climático.

«Mi primer año está marcado por pocas almendras pero una tremenda esperanza», dice con convicción.

Los expertos en cambio climático estiman que dos tercios de España son vulnerables a la desertificación y la erosión acelerada del suelo.

Debido a una combinación de factores naturales y socioeconómicos, la nación mediterránea se considera la peor afectada en lo que respecta a la degradación de la tierra en zonas áridas, semiáridas y secas de la Unión Europea.

Así que los agricultores como Chacón están recurriendo a la agricultura regenerativa en un intento por revitalizar los paisajes, las economías y las comunidades locales.

«Debo dejar esta tierra en las mejores condiciones posibles». «Si no doy pasos aparentemente simples, perderemos esta tierra debido a la erosión y perderemos los almendros», dice Chacón.

Saldremos de la próxima generación sin un lugar para vivir o trabajar

La familia Chacón ha cultivado almendros durante casi cuatro décadas.

Como muchos en esta región, históricamente se centraron en los cereales, y solo plantaron almendros en el borde de sus campos.

Pero eso cambió cuando captaron el enorme potencial comercial, tanto en el país como en el extranjero, de la almendra, que prevalece en los dulces españoles y en las mesas de los bares.

Hoy en día, España es el tercer mayor productor de almendras del mundo, detrás de Australia y los Estados Unidos, que es el mayor productor del mundo por un gran margen.

El aumento de los precios, junto con el conocimiento de que sus compatriotas a menudo comen almendras de California en lugar de productos locales, ha llevado a muchos agricultores españoles a invertir en la almendra.

La calidad del suelo en las 21 hectáreas que posee la familia Chacón es mixta:

Deprimentemente gris pero viable en partes, rica en hierro y prometedora en otras.

La variedad de almendros que crecen aquí brotan en marzo en lugar de entre noviembre y febrero.

Los almendros necesitan el frío para prosperar, pero una helada fuerte puede destruir sus delicados frutos.

Pero el cambio climático, junto con la erosión del suelo, amenaza con cambiar eso, no solo para el cultivo de almendras, sino para la cesta de frutas más amplia que es España, donde gran parte de la tierra es semiárida con inviernos fríos y veranos calurosos.

En algunas partes del sureste, se pierden 80 toneladas de suelo por hectárea al año debido a la erosión del suelo.

Hasta la fecha, se estima que el 5% de todas las tierras agrícolas españolas ha sufrido un grado de erosión caracterizada como irreversible.

Las temperaturas promedio aumentaron más rápido en España que en otras partes de Europa, lo que obligó a algunos productores locales de almendras a desplazarse hacia el pistacho.

En algunas partes del sur, las temperaturas podrían aumentar en 6 grados para 2050 en lugar de la media proyectada de 2 grados.

Chacón admite que el cultivo de almendras ha sido difícil y que el éxito o el fracaso pueden depender de 1 grado, la pequeña diferencia entre las temperaturas cero y bajo cero que se manifiesta incluso dentro de su tierra. 

«Este año tuvimos lluvias oportunas y suaves, pero sufrimos una fuerte helada a fines de marzo», dice, abriendo brotes de almendras verdes vibrantes para revelar los interiores marrones dañados.

Sus espíritus se levantan visiblemente cuando sus pies se hunden en un lecho de tierra limítrofe, evidencia palpable de que sus esfuerzos por formar terrazas, camas de agua natural y mantillo de hojas están funcionando. «Mira, no hay erosión».

Con casi 300 miembros repartidos por las regiones de la meseta española, AlVelAl tiene como objetivo revivir las comunidades locales tanto como el paisaje.

Lo hace prestando apoyo financiero y técnico a los agricultores, empresas de agroturismo que se abastecen a nivel local y empresarios regionales.

Los resultados se pueden ver en Chirivel, una feria agrícola en marzo mostró los esfuerzos de múltiples generaciones enorgulleciéndose de las tradiciones locales y experimentando con nuevas técnicas.

A medida que el sur de España se seca, los agricultores se reinventan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here