El cambio del ciclismo en exhibición en la Vuelta salvaje

El cambio del ciclismo en exhibición en la Vuelta salvaje

Otra Vuelta a España está en los libros y qué paseo fue.

Como siempre, la tercera gran entrega de la temporada sorpresa, drama, controversia y excelentes carreras casi todos los días.

La Vuelta de este año se entregó en muchos niveles, pero quizás más que nada, la carrera fue un final apropiado para lo que ha sido la temporada en transición.

Con una nueva generación de corredores pedaleando audazmente en la refriega, el podio final en Madrid representó el pasado, el presente y el futuro del ciclismo de grandes giras.

Los ciclistas más jóvenes, atrevidos e increíblemente talentosos se niegan a esperar su turno.

Unos cuantos guerreros envejecidos les recuerdan a todos por qué han alardeado de la facturación de estrellas durante más de una década. Y los buscadores de dolor de hoy siguen aplicando la presión para defender lo que es suyo.

La Vuelta de este año vio cómo estos conflictos generacionales se desarrollaban de manera dramática e impresionante.

¿El pasado? Obviamente Alejandro Valverde (Movistar), el campeón mundial cauteloso y envejecido que evoca desde otra época, una en la que el ciclismo parece haber abierto su página colectiva.

Sin embargo, allí estaba, a los 39 años, corriendo con la obstinada determinación de desafiar a los críticos para alcanzar el noveno podio de su gran gira.

Animado en España, ridiculizado por otros, Valverde sigue siendo a la vez un pararrayos y una fuente de inspiración, muy dependiente de la propia visión del hombre mismo.

Philippe Gilbert

Estaba Philippe Gilbert (Deceuninck-Quick-Step), siempre el profesional consumado, ganando dos etapas antes de ayudar galantemente a una luz líder de la Generación Z, su compañero de equipo James Knox, a sufrir la etapa final de la montaña.

Gilbert cambiará de equipo en 2020, pero recordó a todos que el ciclismo es un deporte profesional, cuando un ciclista corre para ganar para el equipo que les paga.

A lo largo de esta Vuelta, los antiguos ganadores convertidos en ayudantes cabalgaron orgullosamente por sus capitanes más jóvenes.

Desde Jakob Fuglsang, de 34 años, y Luis León Sánchez, de 35 años, ayudando a Miguel Ángel López a luchar hasta el final con Astana, hasta Tony Martin, de Jumbo-Visma, de 34 años, y Robert Gesink, de 33, dos corredores que anteriormente tenían la mejor facturación. puede ser un tercer acto con dignidad en cualquier carrera deportiva.

El presente es claramente Primoz Roglic y su creciente equipo Jumbo-Visma.

El esloveno corrió una Vuelta casi perfecta y desvió fríamente una serie de choques que podrían haber sacudido a un rival menos concentrado.

Respaldado por el banco Jumbo-Visma cada vez más profundo, el jugador de 29 años está llegando a la cima de sus poderes.

Con el tercero en el Giro de Italia y el primero en la Vuelta, Roglic ahora pondrá su mirada en el Tour de Francia.

Tiene el conjunto de habilidades ganadoras probadas y verdaderas de un contrarreloj fuerte combinado con habilidades de escalada igualmente letales, Roglic tiene todo lo que necesita para tratar de terminar con la hegemonía del Tour de Francia del Equipo Ineos.

Con la llegada de Tom Dumoulin, Jumbo-Visma tiene el poder y la profundidad para luchar por la victoria en cada carrera por etapas que comience en 2020.

Equilibrar los egos y las ambiciones será un desafío fuera de la bicicleta , pero después de la temporada en 2019 – Con podios en las tres grandes giras coronadas por la victoria de la Vuelta – Jumbo-Visma es una gran parte de la élite del ciclismo.

El cambio del ciclismo en exhibición en la Vuelta salvaje

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here