Barcelona se enfrenta a una ola de crímenes

Barcelona se enfrenta a una ola de crímenes, en medio de turistas y gentrificación

Cuando Sonia dejó su apartamento en el céntrico barrio de El Raval de Barcelona para un viaje en las últimas vacaciones, no estaba segura de en qué estado encontraría su piso cuando regresara.

«Soy testigo de robos varias veces al día en mi vecindario hoy en día», dijo a Timis Local News. Trabaja como traductora, se mudó de Roma hace ocho años a la estrecha y pintoresca mezcla de la ciudad vieja de Barcelona, ​​y prefiere no usar su apellido.

Ha notado que el área se está volviendo cada vez más insegura. «Cada vez más, los ladrones ni siquiera están tratando de ser sigilosos. Los he visto subir a un balcón a las 2 de la mañana o romper la ventana de un bar con un tubo de desagüe. Se puso tan mal que cuando me fui, repartí mis cosas entre los pisos de varios amigos, así que tuve una mejor oportunidad de volver a casa al menos en parte «.

Esto puede parecer una reacción extrema, pero Barcelona está sufriendo un aumento alarmante en el crimen. En toda la ciudad, los casos denunciados de delitos aumentaron en un 24,5 por ciento con respecto a 2018, y poco más de la cuarta parte de los residentes de la ciudad se convirtieron en víctimas de un delito durante el mismo período.

Sin embargo, acércate a las cifras y una zona navega muy por delante del resto: los cuatro barrios llenos de turistas que conforman Ciutat Vella.

El Raval, El Gótico, La Barceloneta y Sant Pere, Santa Caterina y La Ribera.

Según las cifras de la ciudad, el 38,6 por ciento de los residentes de Ciutat Vella denunciaron haber sido víctimas de un crimen en 2018, y la tasa de robo con violencia o intimidación en agosto de 2018 en el área se duplicó este año.

Esa cifra debería sonar con razón alarmante, pero la idea de una ola de delincuencia barcelonesa debe ponerse en perspectiva.

España en su conjunto aún tiene una de las tasas de homicidios más bajas del mundo, más baja que Alemania, o sus vecinos Francia y Portugal, y las tasas de Barcelona no necesariamente se oponen a esta tendencia.

La categoría más grande de delitos denunciados en el casco antiguo de Barcelona son los robos sin violencia, que en agosto de 2017 constituían el 75 por ciento de todos los delitos registrados.

Asimismo, los robos con violencia e intimidación constituyeron el 6,7 por ciento.

Este alto nivel de robo es, sin embargo, motivo de preocupación, alcanzando un nivel no visto desde la epidemia de heroína en 1986.

El aumento también va en contra de la marea general en España, donde las tasas de delincuencia en la mayoría de las ciudades están aumentando o disminuyendo levemente.

En la costa de Valencia, el crimen en general cayó un 0,2 por ciento y los robos en un 2,2. En Sevilla, las caídas han sido mayores, con una caída en los robos del 12,5 por ciento.

Dado que el área está en el corazón de la floreciente industria turística de Barcelona, ​​las cifras deberían al menos atraer a los visitantes a la ciudad este año agarrando sus bolsos y móviles con más fuerza.

También está causando una profunda frustración y estrés entre los residentes, algunos de los cuales tomaron las calles en septiembre para protestar por el deterioro de las condiciones en el área, gracias a la delincuencia, el tráfico de drogas y la industria del sexo en la calle. Entonces, ¿qué está pasando exactamente?

Un barrio bajo estrés

Ciutat Vella nunca ha tenido una gran reputación por su seguridad: es una maraña de calles antiguas, densamente poblada, que contiene focos de riqueza considerable y de pobreza extrema.

A pesar del carácter abundante, la belleza y los grandes espacios ocasionales, la ciudad antigua fue rechazada en gran parte por los ricos a finales del siglo XX por sus pisos sórdidos y callejones estrechos y malolientes.

Pero desde la década de 1990, ha estado experimentando una intensa gentrificación.

Gracias a su ubicación central, también atrae a un gran número de visitantes.

Muchos de sus apartamentos han sido preparados para alquileres ocasionales, y las famosas Ramblas, La Rambla, se ha convertido en un camino turístico .

El Raval, barrio del distrito de Ciutat Vella, sigue siendo una de las zonas más pobres de la ciudad. Si bien el área ahora tiene una reputación de moda en algunas partes, la situación en gran parte de El Raval se ha deteriorado desde la crisis financiera de 2007, ya que los desalojos han reducido su población y las propiedades en posesión de los bancos han permanecido vacantes.

Esto ha hecho que la zona sea utilizada por el narcotráfico, ya que las casas a lo largo de los callejones de El Raval se convierten en narcopisos donde se venden y consumen drogas. Esta concentrada combinación de riqueza y turismo con pobreza y tráfico de drogas se suma a una potente receta para el crimen.

Delitos menores? FALSO

Hay otra complicación en el tema del crimen barcelonés. Cuando la policía atrapa a los perpetradores de pequeños robos, no hay necesariamente mucho que la ley pueda hacer para evitar que vuelvan a ofender.

Esto se debe a que, de acuerdo con el código penal, el robo de cualquier cosa con un valor inferior a 400 € no es un robo, sino un hurto. Ser atrapado generalmente significa una pequeña multa, pero las infracciones múltiples no se reconocen acumulativamente como una carga más seria.

Por lo tanto, los ladrones que trabajan en grupos tienden a tratar el riesgo de ser atrapado y multado como algo más como un riesgo laboral de rutina, o solo una parte de sus gastos operativos generales.

De hecho, una característica particular de la criminalidad que la ley ha inducido en parte es que, después de un robo de artículos de alto valor, los grupos se dividirán de inmediato en paquetes por un valor inferior a 400 €, para evitar la posibilidad de una sanción penal.

El turismo corre peligro

La ola de crímenes corre el riesgo de empañar la imagen de la ciudad.

Desde su cambio de marca después de los Juegos Olímpicos de 1992, Barcelona ha transmitido con éxito una imagen como una ciudad en continuo crecimiento: segura de sí misma, habitable, vibrante y cada vez más próspera.

También es cada vez más conocida como un líder en la planificación urbana progresiva y pionera. Ese cambio de marca ayudó a impulsar un auge turístico, uno que ha sido tan rotundo que quedan pocas personas en la ciudad que no se sienten al menos un poco ambivalentes al respecto.

Barcelona sigue ofreciendo a esos visitantes la impresión de un lugar altamente funcional y, a menudo, hermoso.

Pero su obstinada incapacidad para controlar la delincuencia a nivel de molestia revela otro lado de su imagen internacional de éxito: como un lugar donde la riqueza y la pobreza chocan con el creciente ostentamiento, donde tanto el turismo como el tráfico de drogas evaden el control y donde la agitación política en otros lugares complica la gestión de la vida cotidiana.

Hay solución?

Eliana Guerrero lleva 13 años patrullando las calles de Barcelona. Armada con un spray de pimienta y un silbato se ha convertido en el terror de los delincuentes.

Esta colombiana no da crédito a la transformación que la capital catalana ha sufrido desde que llegara de su tierra natal. Harta de ser testigo de los continuos robos en el metro, empezó a vigilar los andenes y vagones para pillar in fraganti a los carteristas.

Lo hizo por su cuenta, al margen de los Mossos y en vista de que la inseguridad aumentaba.

Los Helpers son una nueva patrulla ciudadana en Barcelona.  Este grupo anónimo de vecinos de El Raval lanza avisos de presuntos delitos en la capital catalana sin estar sometido a ningún control público.  Sus impulsores aseguran que desde su presentación pública reciben entre 14 y 16 alertas diarias.

Salvalona, es el nombre de la nueva plataforma creada por Tito Álvarez, el líder los taxistas, representante de Élite Taxi y creador de Taxi Project 2.0; que junto a Eliana Guerrero, pretenden dar un vuelco a los crímenes de Barcelona.

Salvalona nace como un movimiento transversal y apolítico del que forman parte personas de diferentes profesiones, nacionalidades e ideologías, pero que tienen un objetivo común: “Conseguir que los políticos se sienten, dejen a un lado las banderas y solucionen un tema que nos afecta a todos, como es la inseguridad”.

Barcelona se enfrenta a una ola de crímenes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here