Barcelona busca voluntarios para implicarse en la conservación de la tortuga boba

Barcelona busca voluntarios para implicarse en la conservación de la tortuga boba

Se trata de la más común de las tres especies de tortuga que viven en el Mediterráneo.

Sin embargo, está catalogada a nivel mundial como vulnerable. Su población sufre en la actualidad un descenso importante y se encuentra amenazada debido a diversos factores como la sobrepesca, las colisiones con barcos, el cambio climático y la contaminación.

Hace pocos días, a mediados de julio, un ejemplar de tortuga boba salió del agua en la playa de la Mar Bella y puso 77 huevos.

Es un hecho insólito, ya que es la primera vez que se tiene constancia de que una tortuga anida en la ciudad.

Unos jóvenes la encontraron y compartieron imágenes en las redes sociales, lo que alertó al Centro de Recuperación de Animales Marinos (CRAM) y el Servicio de Fauna y Flora de la Generalitat. El personal técnico que se hizo cargo mantuvo unos sesenta huevos en la playa, a unos 50 cm de profundidad. Y los 17 restantes se han trasladado a otros centros para asegurar que las crías sobrevivan, ya que tienen una mortalidad juvenil muy elevada -se estima que sólo 1 de cada 1.000 crías llega a la edad adulta-.

Ahora, el nido de la playa está siendo custodiado las 24 horas del día para personas voluntarias coordinadas desde el Centro de la Playa y el CRAM hasta la eclosión de los huevos, que se prevé para la primera quincena de septiembre.

Para tener suficientes voluntarios hasta que nazcan las crías y garantizar que la puesta sea un éxito, el Ayuntamiento, en colaboración con diversas entidades del sector, hace un llamamiento a todas aquellas personas interesadas en implicarse en el cuidado del nido.

Podrán participar personas adultas y menores acompañados de adultos entre el 1 de agosto y el 13 de septiembre, y las inscripciones al voluntariado se pueden hacer a través del correo [email protected] y el teléfono 93 221 03 48.

Búsqueda de rastros

Además, quien se apunte también podrá colaborar a primera hora de la mañana en busca de rastros de tortuga en la arena.

Esta tarea es importante, ya que las tortugas pueden hacer hasta 7 nidos por temporada separados por períodos de quince días.

Por lo tanto, podría ser que el ejemplar que ha anidado en la playa salga de noche de nuevo a poner huevos, o incluso que aparezca otro. Hay que recordar que siempre que se encuentre una tortuga de este tipo en la playa hay que llamar al 112 para activar el protocolo correspondiente.

Y mientras llega el personal experto, se debe guardar silencio, respetar una distancia mínima de 30 metros respecto al animal y no compartir la ubicación en las redes.

Un año excepcional

Este año está siendo excepcional en cuanto a intentos de nidificación de tortugas bobas en las costas.

Actualmente hay 5 nidos a lo largo de la costa mediterránea occidental: 2 en las Islas Baleares (Menorca e Ibiza), 1 en Murcia y 2 en Catalunya (Barcelona y Vila-seca).

Estos nidos tienen especial importancia ya que hasta hace unos años las zonas de nidificación de la tortuga se limitaban el Mediterráneo Oriental (Chipre, Turquía, Grecia).

Se cree que el aumento de temperatura debido al cambio climático está haciendo que esta especie busque latitudes más frescas para poner los huevos y así asegurar el equilibrio de proporciones entre sexos, ya que a temperaturas superiores a 30 grados nacen tortugas hembras y a inferiores de 30 nacen machos.

Mantener el equilibrio de temperatura de la incubación podría asegurar la viabilidad de la especie.

Barcelona busca voluntarios para implicarse en la conservación de la tortuga boba