Muere el director de cine Mario Camus a los 86 años

Muere el director de cine Mario Camus a los 86 años

El cineasta cántabro Mario Camus, director de ‘Los santos inocentes’, ha fallecido en Santander a los 86 años tras una larga enfermedad. Tras una treintena de películas e innumerables creaciones como guionista y producciones para televisión, deja una de las huellas más sólidas del cine español del último medio siglo.

Este era su discurso al recibir el Goya de Honor en 2011:

«Sin los actores no somos nadie. Nadie puede reflexionar sobre este trabajo sin pensar en los actores. El panorama no es muy agradable. Tenemos que evitar que destruyan nuestro cine. Pero llegará la primavera y veremos las cosas de otra manera. Contamos nuestras historias y hagámoslo con sinceridad. Siempre se espera que esta ley ponga un orden en una situación tan difícil para que no se vuelva tan complicado hacer este trabajo».

Con Chéjov de fondo, soñaba con seguir enrollando afectos y escribiendo historias que su privilegiada memoria guardaba como una hoguera siempre encendida. El verdadero paisaje del cineasta de ‘Los santos inocentes‘ residía en la condición humana. Mario Camus (Santander 1935-2021), gran actor-director, notario de geografías humanas y viajero de universos literarios deja un recorrido de historias visuales y escritas que recorren más de medio siglo de historia del cine español. Guionista prolífico, desde ‘El pájaro de la felicidad‘ a ‘Roma‘, narrador de cuentos, ‘narrador secreto’ como lo define ‘Cuadernos Hispanoamericanos’, en la forja de este narrador, escritor antes que director, se ha echado el mejor material de las joyas literarias españolas hasta transformarlas en lenguaje cinematográfico domesticado.

Cineasta

El cineasta de ‘Los santos inocentes’ falleció ayer en su casa de El Sardinero donde pasó sus últimos años. Aunque lo intentó varias veces, su deseo de seguir haciendo películas no logró traducirse en la pantalla. ‘El prado de las estrellas’ de 2007, rodado en su tierra, firmó una filmografía que empezó en los años sesenta con ‘Los Farsantes’ y ‘Joven Sánchez’.

Un viaje de artesano y profesional, de talento y pasión ya que, junto a Carlos Saura y Daniel Sueiro, escribió la historia que dio origen a ‘Los golfos’, película que participó en Cannes en 1959 y está considerada la antorcha inaugural de la Nuevo Cine Español.

Protagonista involuntario de hechos institucionales, se declaró alejado de la Academia, alejado de un sistema que parece premiar el fracaso, que impide a los veteranos hacer películas, que apoya el “sinsentido” del doblaje y que se muestra indefenso ante el “abuso” de la mejor.

Nunca ocultó su descontento con el sistema y su escepticismo, ni su enfado con los políticos que muchas veces se jactan de no ir al cine. Molesto por la indiferencia, el silencio o el olvido, incluido el que obstaculizaba su proyecto de nueva película, mantuvo su crítica a todos los gobiernos que “sobreprotegen” el cine norteamericano en lugar del español.

Mezcla afectos, incertidumbres y una mirada incómoda que busca al hombre. En más de treinta creaciones entrelazó un cine cercano a los sentimientos, enmarcado hoy, reflejo de la época en que vivimos. Siempre con el objetivo de comunicar una historia convincente, conmovedora y creíble. Su frustrado proyecto ‘Historias de la bahía’ podría ser el nexo testamentario entre Santander y el cineasta.

El principio

Desde sus inicios, alcanzó un estatus profesional relevante dentro de la industria cinematográfica y se embarcó en una carrera con una amplia filmografía prácticamente sin comparación con otros miembros de su generación. Cuentos propios, encargos, adaptaciones literarias, relatos muy personales componen su itinerario como director.

Pero Camus traza un camino creativo paralelo no menos importante e intenso: la creación de guiones originales, la redacción de guiones adaptados, la dirección de series de televisión, la realización de documentales de televisión y el doblaje de películas. Su trayectoria, coherente y clara, con rodajes con una gran economía de medios, entre profesionalidad y artesanía, respaldada por nombres y equipos muy fieles, oscila entre obras reconocidas internacionalmente, rubricadas con premios en festivales, de ‘

En su labor profesional, marcada por un rodaje ágil y solvente, triunfan y alternan encargos comerciales de fuera del mundo del cineasta, como ‘Cuando no estás‘ o ‘Al atardecer‘ o ‘Esa mujer‘ y producciones encargadas pero asumidas como los suyos como ‘La leyenda del Mayor Zalamea‘.

Muere el director de cine Mario Camus a los 86 años