El movimiento de las Sardinas se moviliza para parar a la extrema derecha

Los ciudadanos de toda Italia están hoy pendientes de las elecciones en la región de Emilia Romagna, que pueden dificultar la estabilidad del gobierno estatal, formado por el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático (PD), y hacer avanzar la convocatoria de unos comicios que beneficien la extrema derecha.

En las elecciones regionales de hace seis años, la coalición de izquierdas, con el PD a la cabeza, alcanzó el 49% de los votos, mientras que la derecha se quedó con el 30% (con un 8,3% de la Liga Norte ).

Sin embargo, este año, las encuestas muestran un empate entre los dos bloques.

La izquierda no ha perdido nunca el gobierno, desde que se constituyó en 1970.

Para evitar que se pierda este baluarte de la izquierda en beneficio de la derecha, una parte de la ciudadanía contraria al partido de Matteo Salvini ha movilizado y ha formado el movimiento de las Sardinas.

Defienden los derechos humanos, la tolerancia y el respeto a los migrantes.

Tras varias movilizaciones, el fin de semana pasado reunieron 40.000 personas en el centro de Bolonia, la capital de Emilia Romagna.

El nombre del movimiento deriva del hecho de juntarse ‘como sardinas’ para ocupar cada rincón de las calles y las plazas, y también hace referencia a que cuando los peces pequeños e indefensos unen forman grupos con mucha fuerza.

Nació en Bolonia el 14 de noviembre, cuando cuatro jóvenes convocaron por las redes sociales una protesta con motivo de una visita de Matteo Salvini.

Los impulsores pidieron que no se llevaran pancartas ni banderas de partidos políticos.

Varias semanas más tarde, las protestas se han extendido a gran parte de las principales ciudades italianas, como Florencia, Nápoles y Roma, e incluso se han hecho a escala internacional, con actos en Bruselas, Nueva York y Barcelona.

Unas manifestaciones multitudinarias

En la movilización de Roma del 14 de diciembre, uno de los dirigentes de facto del movimiento, Mattia Santoro, hizo públicos una serie de puntos y reivindicaciones: pedían transparencia política, la condena del discurso de odio, un proyecto de ley contra la violencia verbal (equiparada a la violencia física) y una gestión diferente de la inmigración.

Dentro de este último punto, exigían que se aboliera el llamado ‘decreto de seguridad’, promovido por Salvini, que prevé medidas más duras contra la acogida de inmigrantes y facilita su expulsión.

El 40% de los italianos considera que el movimiento de las Sardinas es el principal enemigo de Salvini, y sólo el 14% cree que lo es el Partido Democrático.

Sin embargo, ahora el debate es qué recorrido puede tener este movimiento, dado que muy a menudo este tipo de movimientos multitudinarios desaparecen rápidamente.

Las ‘sardinas’ han confirmado que harán un congreso el 7 y 8 de marzo para consolidar la estructura. Un precedente importante es el Movimiento 5 Estrellas, que nació en 2007 también en Bolonia, en ese caso para denunciar la corrupción política en el país.

A pesar de que al principio tenía un carácter transversal, el partido pasó a gobernar con la Liga Norte y, ahora, con el Partido Democrático, habiendo apartado la Liga Norte del ejecutivo.

Si finalmente Salvini gana en Emilia Romagna, es muy posible que haya elecciones estatales y la Liga sea la primera fuerza.

En cambio, si no lo consigue, la derrota de Salvini atribuirá en buena parte al movimiento de las Sardinas, y esto podría hacer que hubiera más protestas de ‘sardinas’ en toda Italia y, incluso, que el movimiento se constituye en plataforma electoral.

El movimiento de las Sardinas se moviliza para parar a la extrema derecha

1 Comentario

Comments are closed.