EEUU está perdiendo su cruzada contra Huawei

EEUU está perdiendo su cruzada contra Huawei

El Reino Unido ha decidido permitir que los equipos 5G de Huawei entren en su red nacional hasta cierto punto: el equipo está prohibido en las partes centrales de la red de comunicaciones británica, donde podría suponer un riesgo particularmente grave de espionaje.

La medida es otro golpe a la campaña de los Estados Unidos para presionar a sus aliados para que eviten el equipo 5G de Huawei.

Así mismo, la campaña parece haber sido particularmente infructuosa en Europa, donde tanto Alemania como Polonia también se han negado a bloquear las redes basadas ​​en Huawei.

También en el sudeste asiático, los equipos de Huawei se utilizarán en implementaciones 5G en países como Tailandia y Malasia.

Desde finales del año pasado, EE.UU. ha estado en una especie de cruzada anti-Huawei, donde los principales motivos son los temores sobre el espionaje del estado chino por parte del Ejército de Liberación Popular.

Huawei niega que exista tal riesgo

El impulso estadounidense inicialmente tuvo cierto éxito, ya que las implementaciones de equipos de Huawei fueron bloqueadas por las autoridades de Australia, Japón y Nueva Zelanda.

Pero en los últimos meses se ha estancado, y país tras país ha decidido permitir que los productos 5G de la empresa ingresen a las redes, aunque a veces con reservas.

Hay dos razones principales para estas decisiones.

En primer lugar, no se ha demostrado que Huawei represente un riesgo particular de espionaje, aunque las preocupaciones sobre los vínculos de la compañía con el estado chino persisten.

En segundo lugar, los proveedores de comunicaciones dicen que renunciar al equipo de Huawei haría que los despliegues de 5G sean más lentos y más caros, porque Huawei es el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo y sus productos son relativamente baratos.

No persuasivo

En el frente de la seguridad, Nick Read, el CEO del gigante británico de comunicaciones Vodafone, se quejó hace un par de meses de que los Estados Unidos no habían presentado pruebas del supuesto riesgo a las autoridades europeas.

A principios de este mes, los oficiales de seguridad alemanes confirmaron esto, diciendo que Huawei no sería excluido de los despliegues 5G, nuevamente porque «no habían recibido ninguna indicación concreta contra Huawei».

La semana pasada, se informó que la CIA le había dicho a sus aliados de inteligencia más cercanos, el Reino Unido, Australia, Canadá y Nueva Zelanda, que había descubierto que Huawei estaba recibiendo fondos de las agencias de inteligencia estatales y militares de China.

Sin embargo, a juzgar por la iluminación verde de Huawei del gobierno británico esta semana, el argumento de la CIA no parece haber sido abrumadoramente persuasivo.

Según el Financial Times, el secretario de Defensa Gavin Williamson y algunos otros ministros clave estaban a favor de mantener fuera los productos 5G de Huawei, pero el gabinete de la primera ministra Theresa May finalmente decidió permitir el acceso limitado al mercado británico.

Eso no quiere decir que el equipo de Huawei no represente ningún riesgo de seguridad.

El mes pasado, los espías británicos que durante casi una década han estado prestando especial atención al equipo de Huawei en un laboratorio de pruebas especial (los temores sobre la compañía no son nuevos) emitieron un informe diciendo que el equipo estaba plagado de fallas de seguridad.

Pero también dijeron que no había razón para creer que esto era «un resultado de la interferencia del estado chino». Era solo una mala gestión de la seguridad.

Los Estados Unidos parecen estar conscientes de que está perdiendo el argumento de seguridad.

A principios de este mes, el Frankfurter Allgemeine Zeitung informó que EE.UU. había rechazado su demanda de que Alemania rechazara a Huawei, en lugar de eso aceptaba el enfoque de Berlín de permitir el equipo siempre que cumpla con estrictos requisitos de seguridad.

Esto podría equivaler a la misma cosa, dependiendo de cuán difícil sea el escrutinio alemán, pero está muy lejos de ser una simple prohibición.

Preocupaciones de costos

El enfoque del gobierno alemán es similar al que sugirió Deutsche Telekom, la mayor empresa de comunicaciones del país, a principios de año.

Al igual que Vodafone, Deutsche Telekom está aterrorizada por las implicaciones de una prohibición total de Huawei.

Ambas compañías advirtieron que tal movimiento podría retrasar las implementaciones de 5G hasta en dos años, especialmente si también se vieron obligados a robar y reemplazar el equipo de Huawei que ya han instalado para las redes 4G de hoy.

Vodafone’s Read también argumentó que sería malo que la industria europea de las telecomunicaciones se limitara a solo dos proveedores, además de Huawei, los otros dos grandes proveedores son el finlandés de Nokia y el sueco Ericsson.

La semana pasada, el ministro de ciberseguridad de Polonia dijo que las preocupaciones sobre los costos hacían improbable que Polonia prohibiera los equipos 5G de Huawei.

En cambio, el país está adoptando el enfoque alemán de monitorear de cerca los productos de la compañía.

El propio Huawei está complicando las cosas para los operadores que ya han usado su equipo en sus redes 4G, advirtió recientemente el CEO de AT&T, Randall Stephenson.

Stephenson señaló el mes pasado que los equipos 4G de Huawei solo son interoperables con los productos 5G de la compañía.

Eso es un problema porque los teléfonos 5G también necesitarán poder conectarse a redes 4G durante el tiempo que sea necesario antes de que la cobertura 5G sea omnipresente, y eso llevará muchos años.

Incluso en los EE.UU., todavía no existe una prohibición completa de Huawei.

Los receptores de fondos federales no pueden utilizar el equipo de la compañía, una regla que ha ganado una demanda de Huawei, pero muchos proveedores de comunicaciones ya lo tienen en sus redes.

En diciembre, la Asociación Rural Inalámbrica de los EE.UU. dijo en un informe de la Comisión Federal de Comunicaciones que al menos una cuarta parte de sus miembros se verían afectados por la prohibición del equipo chino, y que si los pequeños operadores rurales se vieron obligados a reemplazar el equipo, necesitarían fondos para hacerlo.

El hecho de que Estados Unidos no haya convencido a los gobiernos y operadores para que renuncien a Huawei es evidente en los resultados financieros de la compañía.

Además, el lunes, informó un aumento del 39% en los ingresos del primer trimestre. Huawei dijo que había firmado 40 contratos 5G con operadores de todo el mundo y que ya había enviado 70.000 estaciones base 5G a sus clientes.

«El 2019 será un año de despliegue a gran escala de 5G en todo el mundo, lo que significa que el Carrier Business Group de Huawei tiene oportunidades de crecimiento sin precedentes», dijo la firma.

EEUU está perdiendo su cruzada contra Huawei

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here