Desastre ecológico en isla Mauricio: se rompe en dos el barco encallado

El barco varado desde el 25 de julio en la costa sur este de la isla Mauricio, que ha derramado en el agua 800 toneladas métricas de crudo en el océano Índico, se ha partido en dos durante las tareas de limpieza.

Según explicó este sábado un asesor ambiental de la isla, Mokshanand Sunil Dowarkasing, la fractura del Wakashio era «un hecho esperado»:

«Esta mañana, un helicóptero se ha apresurado a transportar el crudo extraído del barco para que las autoridades y los equipos de salvamento temían que pudiera romperse en cuestión de horas.»

En la bodega del petrolero, de propiedad japonesa y bandera de Panamá, quedaban 166 toneladas métricas de crudo para bombear, según confirmó el primer ministro de Mauricio, Pravind Jugnauth.

Ahora mismo, se desconoce si esta cantidad de crudo se había extraído a tiempo del barco. Sin confirmación oficial, varios medios locales apuntaban esta mañana que la fractura del buque llegaba al 75%.

El portavoz de Greenpeace África, Tal Harris, anunció la retirada de los voluntarios que trabajaban en las tareas de limpieza justo delante de la zona llamada Pointe de Esny. «El gobierno lo ha decretado área prohibida», subrayó.

Desastre ecológico en la isla Mauricio por el derrame de petróleo de un barco

 

Desastre ecológico en la isla Mauricio por el derrame de petróleo de un barco

Los equipos de rescate trabajan para arrastrar la proa con la ayuda de tres remolcadores en alta mar.

En el momento del accidente, el 25 de julio, la nave no transportaba carga, pero contenía unas 200 toneladas de diesel y 3.800 de petróleo para consumo propio, según los activistas locales.

El barco, de propiedad japonesa pero registrado en Panamá, navegaba desde China hasta Brasil, con una veintena de tripulantes que fueron evacuados. La progresión del derrame ha obligado al ejecutivo mauriciano a declarar el estado de emergencia medioambiental en el país.

Al sur está el parque marino Blue-Bay, un espacio de gran valor ecológico y turístico. «Es un ecocidio», dijo Greenpeace. El desastre no es sólo natural, sino también económico, en una zona en la que cientos de familias viven del turismo y de la pesca.

Desastre ecológico en isla Mauricio: se rompe en dos el barco encallado