Inicio Internacional Caravana de los condenados en Honduras

Caravana de los condenados en Honduras

0
Caravana de los condenados en Honduras

Caravana de los condenados en Honduras

Más de 500 personas que lo perdieron todo en los huracanes Eta e Iota partieron de la estación de autobuses de San Pedro Sula el jueves 10 de diciembre de 2020. Se autodenominan la “Caravana de los damnificados”, tienen la intención de caminar, hacer autostop, montar o hacer su camino a México, y luego a Estados Unidos.

Otros grupos se están organizando para salir de Honduras en enero.

“Damnificado” se refiere a las víctimas de un desastre como una tormenta, inundación o incendio, pero el nombre también evoca el sufrimiento que experimentan las personas que lo han perdido todo.

Dos huracanes que batieron récords afectaron a 7,3 millones de personas en la región, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA). Antes de los huracanes, OCHA estimó que Honduras y Guatemala ya tenían un total combinado de 4,6 millones de personas necesitadas.

El huracán Eta golpeó la esquina noreste de la costa de Miskito, justo al sur de donde Honduras se encuentra con Nicaragua, el 3 de noviembre de 2020 como una tormenta de categoría 4. Eta fue seguida dos semanas después por el huracán Iota, que midió la categoría 5, el nivel más alto en la escala de vientos de huracán Saffir-Simpson. Eta golpeó la misma zona, centrada a solo 24 kilómetros al sur.

Más de 300 personas, muchas de ellas mujeres y niños, están abandonadas en la frontera con Guatemala.

Guillermo Díaz, director general del Instituto de Migración de Guatemala, expresó su preocupación por la cantidad de mujeres y niños, diciendo que los menores representan un porcentaje aún mayor de caminantes que en caravanas pasadas.

“Algo de interés que hace que esta caravana sea significativamente diferente de las anteriores es la cantidad de niños. El número de niños, niñas y adolescentes es altísimo, lo que nos obliga a ser más cuidadosos con los intereses y derechos humanos de los participantes”.

Refiriéndose a los protocolos vigentes para controlar la propagación del virus Covid-19 en la frontera, Díaz dijo que si bien nadie ha ingresado a Guatemala, la situación es “muy complicada”.

Casi todos en el grupo, incluidos los niños pequeños, parecen llevar mascarilla. La mayoría está vestida con sudaderas sencillas y vaqueros y lleva mochilas sencillas. Guatemala ahora requiere que todos los extranjeros mayores de 10 años presenten una prueba de Covid negativa actual menos de 96 horas antes de llegar a su frontera y luego se pongan en cuarentena durante 10 días. El uso de mascarillas en público es obligatorio.

Hace dos meses, una caravana anterior de hondureños fue rechazada por militares guatemaltecos, de acuerdo con los acuerdos firmados entre el gobierno del presidente guatemalteco Alejandro Giammattei y Estados Unidos.

Giammattei, quien fue elegido en enero de 2020 no ha demostrado ser un presidente popular, es un ultraconservador, anteriormente director del sistema penitenciario del país.

La administración Trump cortó la ayuda financiera al país en 2019, y solo se reanudará este año dependiendo de un control fronterizo más estricto.

Caravana de los condenados en HondurasPero aparentemente, ese cumplimiento no fue lo suficientemente bueno. En sus últimas semanas en el cargo, el presidente de Estados Unidos, Trump, vetó un proyecto de ley de asistencia financiera que habría proporcionado a los estadounidenses 600 dólares cada uno.

Uno de los componentes del proyecto de ley al que se opuso fue la ayuda exterior específicamente a Centroamérica.

El número de muertes por huracanes en Honduras ha sido mal informado, según una investigación realizada por la revista de noticias independiente Contracorriente.

La doctora Julissa Villanueva, exdirectora de medicina forense, afirma que el gobierno está dejando la misión de informar sobre las víctimas a las comunidades locales que están mal equipadas para realizar el trabajo.

“Cuántos cientos de muertos fueron causados ​​por los huracanes y necesitan ser enterrados, y nadie está interesado en descubrir esa cifra hasta que todos se quedan atrás y se olvidan”.

El fabricante canadiense de camisetas y ropa deportiva Gildan, un importante empleador en Honduras, ha tenido que cerrar la mitad de sus fábricas en el país debido al huracán, trasladando el trabajo a Barbados y otros países.

Según el periódico canadiense The Globe and Mail , debido a que Gildan tiene una oficina en Barbados, la compañía ha logrado eludir el pago del impuestos sobre la renta en Canadá. De 2009 a 2013, dice el artículo, la empresa pagó solo el 1% en impuestos.

Caravana de los condenados en HondurasGildan empleó a 26.000 trabajadores en Honduras, mientras que mantuvo solo unos 200 empleados en Canadá. Gildan se negó a revelar los salarios que paga en Honduras a The Globe and Mail, citando “información competitiva”.

Pero el periódico descubrió que los sindicatos hondureños estiman que los trabajadores ganan un promedio de 351 dólares al mes, trabajando cuatro turnos de 11 horas a la semana. Eso está por encima del salario mínimo de los 283 dólares establecido en la zona de libre comercio del gobierno, donde se encuentran las instalaciones de Gildan.

Pero está muy por debajo de la cantidad que la organización Workers ‘Rights Consortium (WRC) con sede en Washington DC estima que es un salario digno en Honduras, 683 dólares al mes. Su informe también detalla numerosas violaciones laborales por parte de la empresa.

Una de las regiones más afectadas de Honduras es el Valle de Sula, una zona industrial y agrícola que produce más del 65% del PIB del país. Las ONG como CARE y la Red del Sistema de Alerta Temprana contra la Hambruna (FEWS NET) informan de una grave escasez de alimentos inminente.

Caravana de los condenados en Honduras