Botswana vende licencias para matar elefantes a 35000 euros por cabeza

Botswana vende licencias para matar elefantes a 35000 euros por cabeza

Botswana ha subastado los permisos que permitirán a los cazadores matar elefantes por unos 35.000 euros por cabeza, enfureciendo a los ecologistas y amantes de los animales en todo el mundo.

El sistema de permisos permitirá a los cazadores matar 70 elefantes en total.

La subasta de permisos fue organizada por Auction It Ltd. en nombre del gobierno el viernes en paquetes de 10 elefantes, según un documento visto por Bloomberg.

Los paquetes son comprados por operadores de expedición que los venden a cazadores de trofeos con un beneficio.

La mayoría de los cazadores de trofeos en el sur de África provienen de los EE.UU.

Las organizaciones conservacionistas africanas que querían ofertar por los permisos y no disparar a los elefantes tenían prohibido participar.

La Fundación EMS en África, que lucha para proteger a los elefantes entre sus muchos proyectos, tuiteó después: «Qué vergüenza, presidente Masisi, no lo olvidaremos».

El gobierno ha establecido una cuota para matar a un total de 272 de los animales este año.

Los cazadores extranjeros podrán disparar a 202 de ellos y exportar los trofeos.

La caza furtiva también afecta gravemente a los elefantes

Los conservacionistas advierten que la caza es particularmente devastadora porque los cazadores de trofeos persiguen a los animales más grandes, a menudo más saludables.

“La caza de trofeos es una selección artificial. Al apuntar a los animales más grandes y fuertes, deja atrás a los animales más pequeños y débiles», dijo Eduardo Goncalves, fundador de la Campaña para prohibir la caza de trofeos. «Esto significa que se están perdiendo los mejores genes, por lo que las especies serán menos capaces de adaptarse al acelerado cambio climático, serán más propensas a las enfermedades y el riesgo de extinción es mayor».

Botswana instituyó una prohibición de la caza de trofeos de elefantes en 2014. Pero esa prohibición fue revocada, y el presidente Mokgweetsi Masisi promovió la caza de elefantes el año pasado. Los agricultores se han quejado de un aumento en los encuentros peligrosos con elefantes.

Además de las preocupaciones sobre la pérdida de los animales y su sufrimiento, los conservacionistas han argumentado que la importante industria turística de Botswana podría verse devastada por el cambio, lo que probablemente indignará a los visitantes. El turismo representa una quinta parte de la economía de la nación africana.

Botswana es el hogar de unos 130.000 elefantes, la población más grande del mundo.

Pero la población total de elefantes de África se ha desplomado en más de dos tercios en 40 años, de 1,3 millones en 1979 a 415.000 en 2015, según cifras oficiales.

Botswana vende licencias para matar elefantes a 35000 euros por cabeza