20 años de prisión para la mujer que ahogó su hija en la bañera en Girona

20 años de prisión para la mujer que ahogó su hija en la bañera en Girona

La sección tercera de la Audiencia de Girona ha condenado a 20 años de prisión a la mujer de 50 años que hace poco más de un año drogó y ahogó a su hija de 10 años en Girona.

La sentencia rechaza la petición de la defensa que cumpla la pena en un centro psiquiátrico:

«No procede la medida, sin perjuicio de que durante el cumplimiento de la pena se pueda realizar seguimiento y vigilancia a nivel psiquiátrico».

Esta sentencia recoge el veredicto del jurado popular, que hace una semana, al final del juicio, por unanimidad la consideraría culpable de haber asesinado a su hija.

Un agravante, un atenuante y un eximente incompleta

El veredicto incluyó la agravante de parentesco y un atenuante de confesión, además de un eximente incompleta de alteración mental, debido a la depresión que sufría.

20 años de prisión fue la pena solicitada por la Fiscalía y también por la acusación particular, ejercida por el padre de la niña, mientras que la defensa pidió la pena mínima.

Además de los 20 años, la sentencia le impone 10 años de libertad vigilada una vez cumplida la pena, y 150.000 euros de indemnización para el ex marido y padre de la niña.

¿Posible reincidencia?

Es una pena rebajada en un grado, en vez de dos, como pedía la defensa, porque «creció y se desarrolló en el marco de una familia estructurada»:

«No consta que tuviera problemas económicos aunque no trabajaba, cursó estudios universitarios y tenía el apoyo de su hermana y de su ex marido para cuidar la hija».

El tribunal deniega que cumpla la pena en un centro psiquiátrico para que no cree que haya posibilidad de reincidencia delictiva:

«La heteroagresividad de la acusada se circunscribe a un contexto muy concreto de su faceta como madre».

Confesión inmediata

Los hechos ocurrieron el 30 de diciembre de 2019: la mujer disolvió en agua 80 pastillas de benzodiazepina, un ansiolítico, se lo hizo beber a la niña y luego la ahogó en la bañera.

Inmediatamente llamó al teléfono 112 para explicarlo, y cuando llegaron a su piso, el SEM encontró la niña todavía viva, pero murió pocas horas después en el hospital.

La mujer confesó los hechos a los Mossos y también al juzgado 1 de Girona, que decretó prisión provisional sin fianza.

Diagnosticada de trastorno bipolar

La sentencia recoge el historial previo de la mujer: diagnosticada de un trastorno bipolar, el 2013 intentó suicidarse, y tuvo dos ingresos psiquiátricos durante 2019.

De hecho, estuvo ingresada desde el 21 de agosto al 11 de diciembre en el Parque Hospitalario Martí i Julià de Salt, y volvió a ingresar una semana después.

El 24 de diciembre salió, y tres días después, el 27, volvió a ir a urgencias diciendo que tenía miedo de sí misma, pero el psiquiatra no consideró que necesitara otro ingreso.

«No quería que sufriera»

Tres días más tarde, drogaba y ahogaba la hija. Durante el juicio declaró que la mató porque lo veía todo negro y no quería que sufriera.

Por seis votos a favor y tres en contra, el jurado popular consideró que la mujer tenía muy disminuida la capacidad «para decidir realizar una conducta diferente de la de matarla»:

«Se generó en la acusada la percepción errónea de que no era buena madre, que no podría cuidar sola la hija ni afrontar la vida cotidiana».

Tras los hechos la familia aseguró que estaba en trámites para incapacitarla por los problemas psiquiátricos que arrastraba.

20 años de prisión para la mujer que ahogó su hija en la bañera en Girona