La Fiscalía israelí acusa a Benjamín Netanyahu de fraude y cohecho

La Fiscalía israelí acusa a Benjamín Netanyahu de fraude y cohecho, además de por abuso de confianza

El fiscal general de Israel, Avijai Mandelblit, ha acusado hoy jueves formalmente al primer ministro Benjamin Netanyahu en una serie de casos de corrupción, arrojando al paralizado sistema político del país a un mayor desorden y amenazando su control del poder durante 10 años.

Netanyahu acusó con enojo a los fiscales de organizar «un intento de golpe».

Para culminar una investigación de tres años, el Fiscal General acusó a Netanyahu de fraude, abuso de confianza y aceptación de sobornos en tres escándalos diferentes. Es la primera vez que un primer ministro israelí en funciones ha sido acusado de un delito.

Un Netanyahu con el rostro ceniciento apareció en la televisión nacional, alegando que fue víctima de una gran conspiración por parte de la policía y la fiscalía.

Afirmó desafiante que la acusación provenía de «falsas acusaciones» y una «investigación contaminada» sistemática, diciendo que el país estaba presenciando un intento de golpe de estado contra él.

«La policía y los investigadores no están por encima de la ley», dijo. «Ha llegado el momento de investigar a los investigadores».

A medida que la investigación ganó fuerza en los últimos meses, Netanyahu ha arremetido repetidamente contra los medios de comunicación, la policía y el sistema de justicia, acusando de que estaba minando las instituciones democráticas del país.

Mandelblit rechazó anteriormente las acusaciones de que su decisión tenía una motivación política y dijo que había actuado únicamente por consideraciones profesionales.

«Un día en el que el fiscal general decide presentar una acusación contra un primer ministro sentado por delitos graves de gobierno corrupto es un día pesado y triste, para el público israelí y para mí personalmente», dijo a los periodistas.

Favores a cambio de propaganda en los medios

Según la acusación, Netanyahu aceptó cientos de miles de dólares de champán y cigarros de amigos multimillonarios, ofreció intercambiar favores con un editor de prensa y usó su influencia para ayudar a un magnate de las telecomunicaciones a cambio de una cobertura favorable en un medio popular de noticias.

La acusación también dijo que los regalos de champán de Netanyahu de los multimillonarios Arnon Milchan y James Packer «se convirtieron en una especie de línea de suministro». Se estima el valor de los regalos en casi 200.000 dólares.

Los cargos más serios se relacionaron con el llamado «Caso 4000», en el que Netanyahu está acusado de aprobar regulaciones que le dieron a su amigo, el magnate de las telecomunicaciones Shaul Elovitch, beneficios por valor de más de 250 millones para su empresa Bezeq.

A cambio, el sitio de noticias de Bezeq, Walla, publicó artículos favorables sobre Netanyahu y su familia.

La acusación dice que Netanyahu ayudó al israelí Milchan, un magnate de Hollywood, a extender su visa estadounidense. No estaba claro que recibió el australiano Packer a cambio.

La acusación no requiere que renuncie

La acusación no requiere que Netanyahu, de 70 años, renuncie, pero lo debilita significativamente en un momento en que el sistema político de Israel parece estar cojeando hacia unas terceras eleccione en menos de un año.

La respuesta desafiante de Netanyahu, junto con laa solicitudes de sus rivales a renunciar, indicaron un largo período de agitación por delante.

El partido político del principal rival de Netanyahu, el ex comandante militar Benny Gantz, dijo que el primer ministro «no tiene un mandato público o moral para tomar decisiones decisivas para el estado de Israel».

«Esto no es una cuestión de derecha o izquierda. No es una cuestión de política», dijo. «Esta es una obligación que se nos impone a nosotros, a las personas encargadas de hacer cumplir la ley y a mí personalmente», dijo Mandelblit.

La relación, decía, «se basaba en un entendimiento mutuo de que cada uno de ellos tenía intereses importantes que la otra parte tenía la capacidad de avanzar». También acusó a Netanyahu de ocultar la relación al proporcionar «información parcial y engañosa» sobre sus conexiones con Elovitch.

Dos ayudantes cercanos a Netanyahu se convirtieron en testigos del estado y testificaron contra él en el caso.

La Fiscalía israelí acusa a Benjamín Netanyahu de fraude y cohecho

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here