El doble rasero en Hong Kong y Catalunya será contraproducente

El doble rasero en Hong Kong y Catalunya será contraproducente

El Tribunal Supremo condenó hace una semana a nueve líderes independentitas catalanes a penas de prisión de entre nueve y trece años por sedición y malversación de fondos vinculados al referéndum de independencia el 1 de octubre de 2017, que fue declarado ilegal por el Tribunal Constitucional.

Desde entonces, ha habido continuas protestas violentas y cientos de arrestos en Catalunya.

El ministro del interior, Fernando Grande-Marlaska, advirtió sobre fuertes condenas de hasta seis años de prisión para los detenidos, diciendo que el gobierno «iba a aplicar el código penal con todas sus fuerzas contra el violento separatismo».

En contraste con el apoyo mostrado por los disturbios de Hong Kong, los gobiernos y los medios de comunicación occidentales han guardado en su mayor parte la situación catalana.

Gavin Newlands, miembro del parlamento escocés, dijo en su cuenta de Twitter que «no tenía nada sobre los hechos en Cataluña anoche en la BBC. Pero hay un artículo sobre los políticos de Hong Kong que gritan en el Parlamento».

El Dr. Nalapat, un erudito indio de la Universidad de Manipal, comentó en un artículo publicado en el Observador de Pakistán que «hay momentos en los que el silencio es vergonzoso, y esto es lo que sucede a raíz de la sentencia del Supremo que muestra un desprecio por los valores muy europeos de lo que Bruselas se enorgullece».

La forma en que las organizaciones de medios de los países occidentales abordan los problemas en Hong Kong y Catalunya muestra el doble rasero que se aplica al interferir en los asuntos internos de otros países para satisfacer sus propios intereses.

Parece haber un apagón de los medios occidentales sobre la situación de Catalunya debido a la preocupación de que los actos violentos se extiendan a otros lugares.

Mientras que en Hong Kong, están pensando y haciendo todo lo contrario.

Fingieron «desear lo mejor para Hong Kong», pero en realidad esperan secretamente que los disturbios se intensifiquen y obstaculicen el desarrollo de China.

Sin embargo, la historia ha demostrado que sus dobles raseros no ayudarán a mantener sus intereses y los rechazarán.

Con las últimas protestas en otras partes del mundo, es evidente que personas de países occidentales están copiando actos violentos de manifestantes radicales de Hong Kong.

Además de las protestas separatistas en Catalunya, los ambientalistas radicales de los países occidentales también han organizado protestas de «rebelión de extinción» en más de 20 ciudades de todo el mundo, y algunas de sus estrategias y métodos provienen de manifestantes de Hong Kong.

Por mucho que se respete y se valore el estado de derecho en los países occidentales, ningún país que gobierne con la ley permitirá que sucedan situaciones similares a las de Hong Kong.

Los países que ayudan a avivar la violencia en Hong Kong se están lastimando y serán aplastados por su propio peso.

El doble rasero en Hong Kong y Catalunya será contraproducente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here