Aumenta el número de muertos en los incendios que arrasan la costa oeste de EE.UU.

El número de muertos por incendios forestales que han asolado la costa oeste de Estados Unidos ha aumentado a 33 cuando el Servicio Meteorológico Nacional emitió una «advertencia de bandera roja» en medio de fuertes vientos y condiciones secas en Oregon y algunos condados de California.

Las autoridades dijeron que se espera que las condiciones «contribuyan a una propagación significativa de incendios nuevos y existentes», en medio de días de incendios en los estados de California, Oregon y Washington que han destruido vecindarios y tierras forestales, dejando paisajes áridos y grises del tamaño de Nueva Jersey.

Al menos 10 personas murieron la semana pasada en todo Oregon. Las autoridades han dicho que hay más personas desaparecidas por otros incendios y es probable que aumente el número de muertes.

Veintidós personas han muerto en California desde principios de agosto y una persona ha muerto en el estado de Washington.

El domingo, equipos de búsqueda y rescate, con perros a cuestas, se desplegaron en las ruinas ennegrecidas de las ciudades del sur de Oregon.

Al menos 35 incendios activos ardían en el estado, ya que las condiciones de sequía, las temperaturas extremas y los fuertes vientos crearon la «tormenta de fuego perfecta» para que los incendios crecieran, dijo la gobernadora Kate Brown a CBS News el domingo.

Las cuadrillas en el condado de Jackson, Oregón, esperaban aventurarse en áreas rurales donde el incendio de Alameda ha disminuido levemente con vientos más lentos, enviando espesas columnas de humo a medida que ardían las brasas.

Desde Medford hasta las comunidades vecinas de Phoenix y Talent, una escena apocalíptica de subdivisiones residenciales carbonizadas y parques de casas rodantes se extendía por millas a lo largo de la autopista 99.

Después de cuatro días de clima brutalmente caluroso y ventoso, el fin de semana trajo vientos más tranquilos que soplaron tierra adentro desde el Océano Pacífico, y condiciones más frías y húmedas que ayudaron a las tripulaciones a avanzar contra las llamas que habían ardido sin control a principios de semana.

Aún así, a los funcionarios de emergencia les preocupaba que el clima cambiante no fuera suficiente para sofocar los incendios.

Estas son las declaraciones del portavoz de la Oficina de Administración de Tierras, Kyle Sullivan, a la agencia de noticias Reuters.

«Estamos preocupados de que el frente entrante no va a proporcionar mucha lluvia aquí en la región de Medford y traerá más vientos».

En California, cerca de 17.000 bomberos estaban luchando contra 29 incendios forestales importantes, según el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California (Cal Fire). La mejora de las condiciones meteorológicas les había ayudado a ganar algo de contención sobre la mayoría de las llamas.

Más de 4.000 hogares y otras estructuras se han incinerado solo en el estado durante las últimas tres semanas. Se han quemado tres millones de acres de tierra en el estado, según Cal Fire.

Calidad del aire

El denso humo que ha pintado de naranja los cielos de California también ha ayudado a los bomberos a acorralar el incendio más mortífero del estado este año al bloquear el sol, reducir las temperaturas y aumentar la humedad.

El humo también creó condiciones más frescas en Oregón. Pero también se le culpó por crear el aire más sucio en al menos 35 años en algunos lugares, lo que el portavoz de calidad ambiental del estado describió como «literalmente fuera de serie».

El sábado, las cinco ciudades más contaminadas del mundo se encontraban en la costa oeste de Estados Unidos, según IQAir, con una densa niebla y cenizas que recubren la atmósfera desde Los Ángeles hasta Vancouver en Canadá.

En Portland, los residentes colocaron toallas debajo de las jambas de las puertas para evitar la entrada de humo o usaron máscaras N95 en sus propios hogares.

Papel del cambio climático

Los tres líderes demócratas de California, Oregón y Washington culparon al cambio climático de las terribles condiciones de los estados.

Así se expresó el gobernador del estado de Washington, Jay Inslee:

«Es enloquecedor en este momento tenemos este desafío cósmico para nuestras comunidades, toda la costa oeste de los Estados Unidos en llamas, tener un presidente que niegue que estos no son solo incendios forestales, estos son incendios climáticos».

Mientras tanto, el candidato presidencial demócrata Joe Biden dijo que era «innegable» que las circunstancias extremas estaban relacionadas con el cambio climático.

Trump, por su parte, tiene previsto visitar California el lunes y reunirse con funcionarios federales y estatales.

Ha dicho que los gobernadores occidentales tienen parte de la culpa de las intensas temporadas de incendios en los últimos años y los ha acusado de un mal manejo forestal.

«Nunca tuvieron algo como esto», dijo Trump, quien sistemáticamente minimiza el calentamiento global, en un evento de campaña en Nevada. «Por favor recuerde las palabras, muy simples: manejo forestal».

Aumenta el número de muertos en los incendios que arrasan la costa oeste de EE.UU.