La verificación 'Blue' en Twitter provoca el caos por cuentas falsas verificadas

La verificación ‘Blue’ en Twitter provoca el caos por cuentas falsas verificadas

El estruendo que ha provocado la llegada de Elon Musk a Twitter puede acabar llevando a la compañía a la quiebra. El jaleo creado por el magnate con los despidos masivos y las cuentas verificadas, sumado a la huida de anunciantes, ha puesto la famosa red social en la cuerda floja.

El último episodio es una marcha atrás. La plataforma ha detenido este viernes el acceso a su servicio de pago Blue, que desde hace unos días daba a los suscriptores el símbolo azul de usuario verificado en países como Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda.

El movimiento de la compañía es un intento de frenar la avalancha de falsos verificados que se hacían pasar por compañías y personajes públicos, que ha provocado, en algunos casos, graves daños en su imagen.

Batacazo en bolsa por un falso verificado

Es el caso de la farmacéutica Eli Lilly, que ha caído en bolsa tras uno de esos mensajes falsos. Las acciones de la compañía cayeron este viernes en Wall Street después de que la empresa fuera víctima de una broma en Twitter, en la que un usuario con la marca azul se hizo pasar por la farmacéutica para anunciar que la insulina pasaba a ser gratuita.

Las acciones de Eli Lilly han perdido más de un 4% y la propia empresa ha tenido que salir a la red a pedir disculpas y recordar cuál es su usuario de Twitter oficial.

Eli Lilly no ha sido la única víctima. Aprovechando el nuevo sistema de verificación de pago impulsado por el nuevo propietario de la red social, Elon Musk, numerosos usuarios se han hecho pasar por empresas y personalidad para, en el mejor de los casos, bromear y trolear, y en el peor, atacar la imagen pública de los afectados.

¿Cómo lo han hecho para hacerse pasar por las empresas?

Musk abrió la caja de los truenos al incluir en el servicio de pago Blue la verificación de la cuenta. Lo que podía parecer una buena manera de hacer caja ha terminado provocando que, por unos pocos dólares, cualquier usuario puede hacerse pasar por una cuenta verificada.

Hasta ahora, el tick azul de verificado se reservaba a los perfiles relevantes cuya identidad estaba confirmada. Ahora está al alcance de quien pague ocho dólares y se conecte desde Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Una vez pagado el precio, el usuario puede cambiar su nombre de perfil por el de cualquier otro . El nombre de usuario (el que va precedido por la arroba) no varía, pero si alguien no se fija, puede acabar cayendo en el error. Cogiendo el caso de la farmacéutica, la cuenta que envió el mensaje falso tenía como nombre de usuario a @EliLillyandCo cuando el oficial es @LillyPad pero el nombre del perfil –acompañado de la marca azul– era exactamente el mismo que el oficial.

¿Qué cuentas han sido afectadas?

Compañías como Nintendo o la misma Tesla que dirige Musk han visto cómo usuarios armados con el tick de verificación se hacían pasar por ellos durante horas, hasta que sus cuentas eran suspendidas.