Un Tesla descontrolado a 200 km/h mata a dos personas en China

Un Tesla descontrolado a 200 km/h mata a dos personas en China

Accidente mortal de un Tesla descontrolado en China, con dos muertos y tres heridos, después de que el coche saliera disparado a más de 200 kilómetros por hora.

El conductor, un hombre de 55 años, alegó que los frenos no le han funcionado bien, pero la compañía de Elon Musk ha atribuido el siniestro a un error humano.

El accidente ocurrió el pasado 5 de noviembre en la provincia de Guangdong, en el sur del país, cuando un coche del modelo Y salió disparado fuera de control y siguió circulando a máxima velocidad embistiendo a varios vehículos antes de estrellarse.

Las víctimas mortales son un motociclista y una estudiante de secundaria, según informó Jimu News.

En el vídeo que se ha difundido sobre el accidente se ve cómo el vehículo arranca y, en una carrera enloquecida, atropella a una persona que va en bici y choca con varios vehículos.

Un pariente del conductor ha comentado que había tenido problemas con el pedal del freno en el momento en que quería parar frente a una tienda de su familia.

Tesla ha argumentado que las grabaciones muestran que las luces de freno del vehículo no están activas mientras el coche acelera.

El modelo Y, completamente eléctrico, puede alcanzar una velocidad máxima de 250 kilómetros por hora y puede acelerar de cero a cien en tan sólo 3,7 segundos, según publicita la compañía en su web.

Entre otras prestaciones, la empresa destaca que cuenta con el sistema Tesla Vision, que detecta vehículos cercanos para evitar colisiones.

Las quejas por problemas con el freno no son nuevas

La compañía de Elon Musk ha recibido otras quejas por problemas en los frenos de los coches, con varios accidentes de este tipo.

Sin embargo, Tesla niega que haya ninguna incidencia, se ha comprometido a colaborar con la policía y pide precaución mientras se investiga este caso.

En un comunicado transmitido a la agencia Reuters, también ha subrayado que una sentencia obligó a un ciudadano chino propietario de un vehículo a disculparse públicamente por haber hecho comentarios sobre supuestos errores en el sistema de frenado.

La justicia consideró, dice Tesla, que las afirmaciones no cuadraban con los hechos y perjudicaban a la reputación de Tesla.

China es el segundo principal mercado mundial del fabricante de vehículos.