Ribera abre la puerta a una empresa pública de electricidad

Últimas recomendaciones para ahorrar en la factura de la luz y el gas

Los precios de la energía han dado una tregua en las últimas semanas, pero los expertos avisan de que todavía nos esperan un par de años de precios disparados.

Para intentar minimizar el impacto en la factura de la luz y del gas, los consumidores pueden seguir una serie de recomendaciones para saber qué están pagando y si tienen alguna opción para rebajar su precio.

En la factura de la luz, la subida fuerte comenzó en el 2021 y el próximo año la luz habrá multiplicado por 4 lo que se pagaba hace un año.

¿Qué hacer para rebajar lo que pagamos por la electricidad?

De entrada, deben saberse las condiciones del contrato, que mucha gente desconoce.

Es una información que se encuentra en la factura, para tener claro si se está en el mercado regulado, PVPC (Precio Voluntario en el Pequeño Consumidor), o se está en el mercado libre.

¿Qué características tiene el mercado libre?

En el caso de la electricidad, hay muchas más ofertas en el mercado libre y son más económicas. Hay empresas grandes y pequeñas que lo ofrecen.

La factura es más estable porque previamente se ha pactado una tarifa fija o variable con tramos horarios según consumo energético. Pero, desde hace unos meses, puede aparecer un nuevo concepto que es el tope del gas, lo que hace variar la factura final.

Ya están pagando todos los que han renovado el contrato a partir del 26 de abril. Si no, cuando se acabe y deba renovarse, las compañías suelen revisar los precios al alza y además incorporan el tope del gas.

Se añade así un punto de incertidumbre que los clientes del mercado libre carecían.

¿Cómo funciona el mercado regulado?

En el mercado regulado el precio de la energía es regulado por el gobierno y cambia cada día y cada hora según el mercado mayorista de la electricidad. Por eso es tan difícil saber qué se va a pagar ya qué horas sale mejor poner una lavadora o encender el horno. E incorpora el tope del gas.

¿Quién debería quedarse en el mercado regulado?

Quien cumpla los requisitos para obtener el bono social. Es una tarifa bonificada entre el 25 y el 40% (excepcionalmente se aumenta al 65 y al 85% hasta finales del 2023) y es el que sale más a cuenta. Y sólo se realiza a través de las grandes compañías, llamadas comercializadoras de último recurso.

Los expertos recomiendan ir al comparador de precios de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia porque es neutro y te pueden indicar qué compañía contratar. Pones los datos de la factura y te compara cuánto habrías pagado en el mercado libre y con las demás comercializadoras.

Fijémonos ahora, en el mercado del gas:

¿Por qué se recomienda la tarifa regulada?

Al contrario de lo que ocurre con la electricidad, en el caso del gas es más recomendable el mercado regulado. Consultores energéticos aseguran que no se puede encontrar ninguna tarifa más competitiva que la del mercado regulado.

La tarifa regulada, la llamada TUR, no está indexada a los precios de mercado, sino que el gobierno ha fijado los precios por debajo del precio de las comercializadoras del mercado libre y sale más barata.

¿Por qué cuesta tanto cambiar a la tarifa regulada?

La CNMC está investigando si se están poniendo trabas a sus clientes para contratar la tarifa regulada del gas. Muchos clientes se quejan de que las compañías no ponen fácil el cambio, a menudo porque es difícil contactar con ellos.

Los expertos tienen dudas sobre lo que está pasando, y también puede que las empresas no estén preparadas para los cambios masivos.

¿Quién ofrece tarifa regulada del gas?

Todo ello ha desbordado páginas web y centralitas de las compañías que la ofrecen, que son sólo cuatro: Gas & Power, propiedad de Naturgy, EnergiaXXI, propiedad de Endesa, Curenergía, de Iberdrola, y Baser, de Total Energy.

Como están subvencionadas por el gobierno o por el déficit de tarifa, puede haber diferencias de entre 300 y 400 euros al año por un consumo doméstico normal con calefacción.

¿Cómo hacer el cambio?

Cuando un cliente solicita el cambio, debe llamar directamente a una de las cuatro comercializadoras que ofrecen la TUR. Ellas le enviarán el nuevo contrato y se encargarán de realizar todo el trámite, como máximo 7 días hábiles.