Mossos y Guardia Civil despliegan en Albania un dispositivo por estafas financieras

Los Mossos d’Esquadra y la Guardia Civil despliegan en Albania un amplio dispositivo en la investigación transnacional de mayor alcance por estafas financieras coordinada por Eurojust

Agentes de los Mossos d’Esquadra y de la Guardia Civil, conjuntamente con las policías de Alemania, Suecia, Finlandia, Letonia, Albania, Ucrania y Georgia han llevado a cabo una investigación transnacional coordinada por Eurojust contra una organización criminal de alcance mundial especializada en estafas financieras masivas en criptomonedas.

La Agencia Eurojust ha impulsado la coordinación y cooperación judicial en este caso mediante la creación y financiación de un equipo de investigación conjunto (JIT) creado en 2020 entre todos los países participantes.

Durante dos años, se han organizado y liderado numerosas reuniones para coordinar las investigaciones nacionales. Además, la Agencia ha coordinado la ejecución de órdenes de detención internacionales, órdenes europeas de investigación y comisiones rogatorias en terceros países. Durante los días 8 y 9 de noviembre en los que se realizó el operativo se activó un Centro de Coordinación (CECOR) en la sede de Eurojust, en La Haya, desde donde se ha garantizado con éxito el desarrollo del dispositivo contra las estafas financieras que se realizó de forma simultánea en Albania, Bulgaria, Georgia, Macedonia del Norte y Ucrania.

Por primera vez, los Mossos d’Esquadra y la Guardia Civil formaron parte conjuntamente de ese Centro de Coordinación con el resto de autoridades judiciales de las delegaciones de los países participantes. Se trata de una de las investigaciones de mayor alcance y sin precedentes realizada hasta ahora en el ámbito de las ciberestafas y la ciberdelincuencia en la que se ha actuado sobre una única organización criminal que operaba a nivel internacional cometiendo estafas financieras en línea con un gran impacto económico sobre sus víctimas.

Una treintena de efectivos de los Mossos d’Esquadra y de la Guardia Civil desplegaron un amplio dispositivo policial en Albania desde donde una rama de la organización criminal operaba a través de centros de llamadas para captar a sus víctimas, engañándolas con el uso de un sistema complejo de ingeniería social, y cometiendo las estafas financieras con beneficios millonarios.

El balance global de los dispositivos policiales que se llevaron a cabo el 8 y 9 de noviembre en Albania, Bulgaria, Georgia, Macedonia del Norte y Ucrania es de 15 centros de llamadas desmantelados, dos de los máximos responsables de la organización detenidos en Albania, 16 personas investigadas y la intervención de más de 355 ordenadores, varios móviles, tabletas y otros objetos electrónicos con información relevante con información relevante además de criptomonedas, cuentas bancarias y dinero en efectivo.

En cuanto a Ucrania, cabe destacar el importante esfuerzo que ha realizado la policía de este país durante el desarrollo de la investigación, así como durante la fase de explotación que se materializó con el desmantelamiento de un centro de llamadas en Kiev con más de 800 trabajadores desde donde también se realizaban las estafas financieras.

En Albania, la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra en coordinación con la policía albanesa desmantelaron a 6 centros de llamadas controlados por la organización criminal investigada y desde donde los estafadores hacían los primeros contactos con sus víctimas españolas. También se detuvieron a dos personas, consideradas máximos responsables del entramado criminal. El operativo permitió interceptar 155 ordenadores a través de los cuales se realizaban las operaciones fraudulentas y recuperar información muy valiosa para la investigación.

La investigación contra las estafas financieras, que ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 2 de la Seu d’Urgell y la Fiscalía de Lleida ha supuesto el desmantelamiento de esta rama criminal que desde Albania cometía estafas financieras con criptomoneda a nivel mundial con uso de plataformas web falsas.

400 euros al minuto, 50 millones al trimestre

Los investigadores calculan que la ciberestafa ha afectado a cientos de miles de usuarios de todo el mundo y con un impacto económico que podría superar los miles de millones de euros, ya que se han intervenido tres millones (3.000.000) de correos electrónicos gestionados desde cuentas de correo de varios dominios del entramado criminal. Se calcula que la red investigada ganaba 400€ al minuto y 50 millones cada tres meses. Desde el inicio de la investigación, hace cuatro años, habría tenido unos beneficios de 2.400 millones de euros.

El origen del caso se remonta al 2018 en Puigcerdà (Girona) cuando una mujer de edad avanzada denunció a los Mossos d’Esquadra una estafa que ascendía a más de 800.000 euros. Explicó que el engaño se había producido a partir de una llamada telefónica en la que un experto en finanzas le propuso inversiones millonarias.

Al principio, sólo había que invertir 250 €, pero a medida que avanzaba la estafa y los estafadores simulaban ganancias invirtió mucho dinero pensando que estaba obteniendo importantes beneficios. La organización criminal le instaló un programa en su ordenador para controlar todos los movimientos económicos y la denunciante acabó perdiendo todos sus ahorros que tenía en cuentas bancarias.

Más de un centenar de páginas web controladas por la organización

Desde el inicio de la investigación, los Mossos d’Esquadra detectaron más de un centenar de páginas web controladas por la organización criminal investigada. Mediante CITCO, se comprobó que había una empresa que coincidía con una investigación de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Huesca, por lo que a mediados de 2019 se estableció un Equipo Conjunto de Investigación (ECI) entre ambos cuerpos policiales.

La investigación permitió demostrar las conexiones internacionales y el alcance de la organización en las estafas financieras. A petición de las autoridades suecas, las españolas, alemanas y finlandesas Eurojust creó un equipo de investigación conjunto (JIT) en 2020.

La investigación permitió establecer una relación entre distintas plataformas que intervenían en la trama. Se trataba de un conglomerado de empresas y entidades distribuidas mundialmente con especial relevancia de empresas ubicadas o vinculadas a paraísos fiscales.

Los investigadores especialistas en el mundo del cibercrimen pudieron determinar los vínculos entre las distintas plataformas web investigadas, así como las empresas de desarrollo de software, los centros de llamadas para comunicarse con las víctimas y otras empresas. Todo ello formaba parte de un gran entramado internacional dedicado a las estafas financieras de multitud de ciudadanos europeos, aunque también pudieron identificarse víctimas de otros continentes.

Dada la idiosincrasia de la organización criminal, una de sus partes más importantes, radicaba en los centros de llamadas repartidos en países de la periferia de la Unión Europea, como Albania, Georgia, Macedonia del Norte, Andorra o Ucrania, centros donde se localizaban a los trabajadores con sus respectivos puestos de trabajo individuales, desde donde cometían las estafas y donde los investigadores sospecharon desde el principio que era el primer eslabón de la cadena con relación al flujo de dinero hacia la organización criminal.

Falsos brokers con técnicas manipuladoras y persuasivas

Falsos brokers que simulaban un gran conocimiento en el mundo de las finanzas y con técnicas persuasivas y manipuladoras contactaban desde centros de llamadas ubicados en Albania con potenciales víctimas de la Unión Europea, sobre todo españolas, a las que les ofrecían grandes cantidades de dinero con pequeñas inversiones. En realidad, se trataba de auténticos manipuladores que las engañaban mediante ingeniería social para que realizaran inversiones en plataformas web controladas por la organización criminal.

Las inversiones iniciales eran de 250€ ya medida que a la víctima le ofrecían supuestos beneficios mediante aplicaciones de software, la confianza de la víctima sobre su supuesto broker evolucionaba favorablemente en el tiempo, lo que ocasionaba que ésta siguiera depositando más dinero en la plataforma, pudiendo llegar a cederles cientos de miles de euros a lo largo de su relación con su manipulador.

Con la introducción de datos falsos, los supuestos brokers hacían creer a la víctima que sus ganancias se multiplicaban exponencialmente. Durante el proceso de engaño en las estafas financieras, el estafador conseguía que su víctima autorizara la instalación de software de acceso remoto a su ordenador personal y de esta forma, el falso broker se aseguraba el acceso al ordenador de la víctima.

Cuando ésta quería retirar todo o parte de los beneficios obtenidos con sus supuestas inversiones, el estafador le pedía más dinero para poder retirar los fondos con diferentes excusas como el pago de impuestos, o accediendo a la información bancaria personal de las víctimas y los vaciaban las cuentas.

Especialistas en cibrecrimen: se crean programas tecnológicos para llegar al núcleo de la trama

Los investigadores especializados en la lucha contra la ciberdelincuencia han utilizado distintos medios técnicos para realizar clonajes de discos duros, estudio forense de criptomonedas y telefonía móvil. La investigación ha sido compleja dado el sofisticado nivel de funcionamiento de la red criminal consistente en:

-un equipo de ingeniería informática encargado del desarrollo de la parte visible que opera en internet, esto incluye cientos de páginas web controladas por la organización criminal y con funcionamiento similar tanto en lo que se refiere a las operaciones en el mercado bursátil como en otras ramificaciones que se han detectado relativas a la compra de monedas digitales tipo bitcoins o casinos on-line.

  • Un equipo financiero capaz de mover el dinero estafado a paraísos fiscales y poder realizar un posterior blanqueo
  • Un entramado de empresas pantalla con sede en paraísos. A lo largo de la investigación se han detectado decenas de empresas relacionadas establecidas en distintos países que actúan a modo pantalla.
  • Centros de llamadas con varias personas que hablaban en varios idiomas para ganarse la confianza de las víctimas.

Para llevar a cabo esta investigación tecnológica, los investigadores se han basado fundamentalmente en diversas vías de investigación, que han permitido dibujar un esquema general de la organización criminal, así como los enlaces y conexiones con distintos países.

La introducción y desarrollo de nuevas técnicas tecnológicas creadas por la policía ha sido un elemento crucial para identificar el entramado criminal, conocer sus sistemas de trabajo, relacionar empresas y plataformas web falsas y actuar sobre la organización con mayor efectividad policial. Las técnicas tradicionales en investigación sobre organizaciones criminales se han combinado y complementado con los nuevos sistemas tecnológicos que han permitido dibujar y conocer a fondo a la organización criminal.

Para asegurar el éxito de la investigación, se creó un equipo de policías exclusivo con conocimientos en programación e informática que han desarrollado y generado nuevos programas para detectar los movimientos de la organización y llevar a cabo una investigación que permitiera llegar al núcleo de la trama criminal y demostrar sus conexiones con otros países y su funcionamiento a nivel internacional.

Comprobar que los sitios webs sean legales

Ante este fraude masivo de estafas financieras online, la prevención se convierte en una medida indispensable para esquivar estas mafias criminales expertas en estafas financieras. Para evitar este tipo de fraude que puede llegar a tener consecuencias devastadoras, se recomienda a los inversores que tomen todas las medidas de seguridad cuando realicen inversiones online y comprueben si los sitios web pertenecen a empresas que operan legítimamente.

En caso de recibir llamadas no planificadas de personas desconocidas que ofrecen ganancias astronómicas a partir de inversiones con poco dinero, siempre debe asegurarse de la empresa que hay detrás para no caer en trampas de las organizaciones criminales que uno cuando han captado a sus víctimas las engañan con técnicas manipuladoras simulando ganancias y beneficios que no están existiendo.