Las empresas de la UE abandonas por la corrupción y el rencor político

Las empresas de la UE abandonas por la corrupción y el rencor político

La noticia de que Siemens ha logrado un importante acuerdo para suministrar componentes y servicios al sector eléctrico de Iraq muestra que existe un gran potencial para acuerdos comerciales de alto valor entre la Unión Europea y los países de Medio Oriente y África del Norte (MENA).

Sin embargo, el entorno empresarial para las empresas de la UE que comercian con socios de MENA todavía está lleno de problemas debido a la corrupción y el rencor político, una situación que la UE rara vez reconoce, y mucho menos aborda.

A la UE le gusta proyectar una imagen de ser un defensor universal del estado de derecho, sin embargo, su historial de responsabilizar a los gobiernos de MENA es pésimo, principalmente porque no siempre se considera político tomar a socios potencialmente lucrativos para la tarea sobre cuestiones legales y de derechos.

Este hecho de no insistir en la rendición de cuentas se extiende también a los asuntos comerciales, lo que a menudo resulta en que las empresas europeas se encuentren a voluntad de gobiernos extranjeros sin poder recurrir a Bruselas para obtener respaldo.

Fiasco de telecomunicaciones

Como ejemplo, la firma francesa Orange y Kuwaiti, Agility, ha presentado una demanda en los Estados Unidos contra tres directores del tercer operador de telecomunicaciones más grande de Iraq, Korek.

La empresa fue fundada en 2000 por Sirwan Barzani, uno de los empresarios más poderosos de Kurdistán.

Más recientemente, Sirwan Barzani y otros inversores locales han sido acusados ​​de malversación de fondos que se utilizaron para comprar a los reguladores locales, que luego despojaron a los inversores extranjeros de su participación en Korek.

En 2011, Orange and Agility adquirió una participación de 800 millones en la compañía con una opción de compra diferida que habría permitido a los dos inversores tomar el control de Korek.

Sin embargo, el regulador de telecomunicaciones de Iraq dictaminó que la propiedad debería volver a su estructura original, revocando efectivamente los derechos de los inversores en un movimiento que Agility y Orange creen que se calculó cuidadosamente para evitar que completaran su adquisición.

El caso destaca la omnipresencia de la corrupción y la colusión entre las empresas y la política en Iraq, incluso en un momento en que el país ha sido identificado como una oportunidad en gran medida sin explotar para las principales empresas extranjeras.

¿Podrían las alegaciones contra Sirwan Barzani y su cohorte hacer que el entusiasmo disminuya?

Son lo suficientemente graves como para que el caso sea escuchado ahora por el Centro Internacional de Solución de Controversias de Inversión (CIADI), donde Agility y Orange esperan recibir compensación por sus pérdidas.

Sin embargo, Francia y la UE han guardado silencio sobre el asunto, a pesar de que socava gravemente sus propios esfuerzos de reconstrucción en la región.

Corrupción desbordante

Iraq no es el único país de MENA donde la UE ignora la corrupción sistemática.

En Marruecos, donde las empresas españolas en particular tienen una presencia significativa en las industrias agrícola, de construcción y química, el 53 por ciento de todas las empresas consideran que el soborno es un obstáculo importante para sus actividades.

A pesar de esta fea realidad, el Área de Libre Comercio UE-Marruecos, sin embargo, ha impulsado el aumento del comercio y los intereses de las empresas europeas en el país desde el año 2000, y Marruecos se presenta como una puerta de enlace entre África y Europa.

Los problemas que esta cultura del soborno ha causado a las empresas europeas no ha sido suficiente para impulsar a Bruselas a la acción.

De hecho, la UE no está en condiciones de exigir demasiado a Rabat, ya que el país es un socio fundamental para abordar la crisis migratoria.

Como tal, los responsables políticos europeos han preferido tratar de reformar los controles fronterizos de Marruecos y la política de migración, mientras ignoran el entorno empresarial para sus empresas.

Sin la presión europea para mejorar los problemas económicos estructurales que favorecen la corrupción, sin embargo, las empresas europeas continuarán enfrentándose a un entorno empresarial corrupto.

Inclinándose ante Arabia Saudita

Dejando a un lado la corrupción, las empresas europeas a veces están sujetas a los caprichos de los gobiernos con fines políticos, como lo demuestra el ataque de Arabia Saudita a las empresas alemanas durante una disputa diplomática.

En mayo de 2018, el líder de facto de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, decretó que no se otorgarían nuevos contratos gubernamentales a las empresas alemanas después de los comentarios del entonces canciller Sigmar Gabriel sobre la crisis política en el Líbano y Yemen, agitó las plumas de Arabia Saudita.

Riad dejó en claro que no consideraría las ofertas comerciales alemanas a menos que Berlín cambiara su tono diplomático, con los líderes sauditas aparentemente preparados para una disputa porque el gobierno alemán no había aplaudido públicamente el impulso de modernización del país.

No cabe duda de que la disputa impactó las ganancias de las grandes multinacionales como Bayer y Siemens, y la disputa solo se resolvió después de que Alemania firmó un acuerdo de armas y se disculpó humildemente por la «falta de comunicación», una señal humillante de impotencia europea que resultó aún más grave. -juzgado a la luz del asesinato de Jamal Khashoggi unos meses después.

La sangrienta intervención de Arabia Saudita en Yemen sigue siendo objeto de controversia en Alemania, donde el acuerdo de coalición excluye específicamente la venta de armas a países involucrados en el conflicto.

Nadie sabe cómo ha reconciliado el gobierno alemán sus recientes entregas de armas con los términos de esa prohibición.

¿Empujando por el cambio?

Por pequeños que sean, hay indicios de que los países MENA están cambiando sus prácticas para mejorar la transparencia de sus climas comerciales.

Un estudio del Banco Mundial el año pasado mostró que los gobiernos implementaron un número récord de reformas para mejorar el entorno empresarial, con muchas iniciativas prioritarias que ayudaron a crear empleos, impulsar la inversión privada y fortalecer las protecciones para los inversores.

Todo esto es una buena noticia para las empresas de la UE que buscan colaborar con los socios de MENA.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer.

Mientras la Unión Europea se niegue a responder a las deficiencias de sus socios regionales, habrá pocos incentivos para una reforma genuina y sostenida para abordar la corrupción y el comportamiento arbitrario.

Solo planificando y aplicando una política exterior a más largo plazo y más profunda, Europa puede deshacerse de su papel de espectador desinteresado y comprometerse plenamente con las transformaciones políticas, sociales y económicas que tanto se han retrasado.

Las empresas de la UE abandonas por la corrupción y el rencor político

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here