Intervenidas más de 50 toneladas de marihuana y 20 detenidos

Intervenidas más de 50 toneladas de marihuana en Barcelona y Tarragona

Agentes de los Mossos d’Esquadra, de la Policía Nacional, y de la Guardia Civil han intervenido más de 50 toneladas de marihuana al desmantelar ocho plantaciones en las provincias de Barcelona y Tarragona y han detenido a veinte personas a las que se les atribuyen delitos contra la salud pública en la vertiente de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.

Supuestas plantaciones legales de cáñamo industrial

El nexo común con respecto a las cuatro fases de la investigación, era el supuesto cultivo de cáñamo legal, aunque presuntamente la actividad que se llevaba a cabo era el cultivo, recolección y distribución de marihuana.

Las plantaciones no disponían de los permisos administrativos necesarios para un cultivo legal, y las sociedades se camuflaban bajo una sociedad mercantil y situándose entre otras naves con actividad industrial legal.

La investigación no se detiene

La investigación se desarrolló en cuatro fases en la que se desmantelaron un total de ocho macroplantaciones de marihuana, la gran mayoría en la zona del Maresme, y en las que se intervinieron más de 50 toneladas de esta sustancia vegetal.

En relación con las dos primeras fases, se intervinieron un total de 11 toneladas de sustancia estupefaciente.

La tercera fase de la investigación se inició después de haber encontrado documentación en una de las entradas y pesquisas de una sociedad mercantil situada en la provincia de Tarragona y que supuestamente tendría relación con las plantaciones anteriormente desmanteladas.

Orografía del terreno compleja y de difícil acceso

Las gestiones de investigación permitieron ubicar una finca rústica donde se encontraría una de las plantaciones, que estaba ubicada en una zona forestal a una localización de difícil acceso como consecuencia de la orografía del terreno, sumado a que la finca disponía de medidas de seguridad, hizo que la búsqueda resultara muy compleja.

Finalmente, en septiembre se realizó una entrada y pesquisa en la finca, donde se localizaron más de 40.000 plantas de marihuana y 15 toneladas de cogollos. En ese operativo cinco personas fueron detenidas.

La investigación siguió activa hasta el pasado mes de octubre cuando se desmantelaron dos nuevas plantaciones de marihuana, en el término municipal de Cabrera de Mar. Como había ocurrido hasta ahora, las plantaciones se encontraban camufladas bajo supuestas plantaciones de cáñamo legal.

En esta cuarta y última fase se intervinieron en la finca más de 13 toneladas de marihuana y se detuvieron a otros cuatro individuos y por defraudación de fluido eléctrico, ya que la plantación contaba con un suministro energético fraudulento.

En esta última fase, los investigadores han detectado una mayor especialización de cultivos, con una elevada inversión en herramientas e instrumentos para el cultivo y producción de las plantas. En el interior de la plantación se halló una sala tipo bunker con paredes reforzadas, para evitar el robo de la sustancia estupefaciente.

Balance del operativo

El balance final de la investigación concluye con la intervención de 51.904 kilogramos de marihuana. Esta aprehensión comprende las más de 187.000 plantas más las 19 toneladas de cogollos secos aptos para su distribución.

Además se han incautado un total de dos armas de fuego, cuatro armas de aire comprimido y un arma blanca y se ha intervenido multitud de material informático y herramientas y material para el cultivo y producción y almacenamiento de la sustancia vegetal: más de 3.000 luces de crecimiento, humidificadores y sofisticadas máquinas cosechadoras