Twitter confirma su venta a Elon Musk por 44.000 millones

La red social Twitter ha pospuesto de forma indefinida el relanzamiento del servicio de verificación de pago Twitter Blue

La decisión ha sido anunciada por Elon Musk, el dueño de la compañía, días después de anunciar que el servicio estaría listo el 29 de noviembre.

Musk ha añadido que las funciones del servicio de verificación Blue no volverán «hasta que no haya un alto nivel de confianza para detener la suplantación de identidad».

En este sentido, el multimillonario ha anunciado que probablemente se utilizará una verificación para las organizaciones y otra de diferente color para las personas.

Suplantaciones de identidad

El servicio Twitter Blue, que permite obtener la verificación a cualquier usuario de la red social por 7,99 dólares, fue detenido después de que distintos usuarios se hicieran pasar por personalidades y empresas.

Lo que podía parecer una buena forma de hacer caja ha acabado provocando que, por pocos dólares, cualquier usuario puede hacerse pasar por una cuenta verificada.

Uno de los episodios más destacados fue la suplantación de identidad de la farmacéutica Eli Lilly. Los mensajes falsos del suplantador, que adquirió la verificación con el servicio Twitter Blue, provocaron que las acciones de la empresa estadounidense cayesen un 4%.

No es el único problema para Elon Musk

La decisión de posponer el relanzamiento de Twitter Blue por los problemas de suplantación de identidad no es el único problema para Elon Musk.

Tras hacerse efectiva la compra de Twitter por 44.000 millones de dólares, Musk procedió al despido de la mitad de la plantilla, de unos 7.500 trabajadores.

Este proceso ha provocado que cientos de trabajadores hayan presentado la dimisión, además del surgimiento de hashtags como «RIPTwitter», apelando a la muerte de Twitter debido a la mala gestión del magnate.

A los malos resultados del servicio de verificación Blue y la drástica situación de la plantilla de Twitter se suma la decisión de Elon Musk de restaurar la cuenta de Donald Trump, suspendida en el 2021 por riesgo de incitación a la violencia.