PSOE y Podemos acuerdan los presupuestos generales del Estado de 2023

Desaparece la sedición y la pena máxima por desórdenes públicos se reduce a 5 años de cárcel

La reforma del Código Penal derogará el delito de sedición, que tiene una pena máxima de 15 años de cárcel, y modificará el de desórdenes públicos, con un máximo de 5 años de cárcel , uno menos que ahora.

Es uno de los principales cambios que contempla la proposición de ley que han presentado este viernes el PSOE y Podemos en el Congreso de los Diputados, con el objetivo de que se apruebe «lo antes posible», según ha afirmado el portavoz socialista, Patxi López. Jaume Asens, portavoz de los comunes, ha añadido que «si las negociaciones van bien», el debate podría hacerse antes de que acabe el año.

El texto, al que ha tenido acceso TV3, señala que «serán castigados con la pena de prisión de seis meses a tres años los que, actuando en grupo y por atentar contra la paz pública, ejecuten actos de violencia o intimidación sobre las personas o las cosas, u obstaculizando las vías públicas ocasionando un peligro para la vida o salud de las personas, o invadiendo instalaciones o edificios”.

Añade: «Los hechos descritos en el apartado anterior serán castigados con la pena de prisión de tres a cinco años e inhabilitación especial para empleo o cargo público por el mismo tiempo cuando se cometan por una multitud cuyo número, organización y propósito sean idóneos para afectar gravemente al orden público». En el caso de autoridades, contempla la inhabilitación absoluta entre seis a ocho años.

Puedes consultar la proposición de ley entera aquí:

Proposición de ley orgánica para reformar el Código Penal

Una vez introducido el texto en el Congreso, se abre un trámite de enmiendas –donde los grupos pueden intentar introducir modificaciones– y posteriormente se someterá al pleno.

Para quedar aprobada, la reforma necesita el voto favorable de la mayoría absoluta de la cámara, actualmente 175 votos –no son 176 porque actualmente el Congreso tiene 349 diputados por la no sustitución del diputado de Podemos Alberto Rodríguez–, por lo que en tendría suficiente con el apoyo de las formaciones del gobierno español y los socios de la investidura.