15 años de cárcel para un inspector de la policía que lideraba una banda de narcos

15 años de cárcel para un inspector de la policía que lideraba una banda de narcos

Un inspector de la Policía Nacional y un subinspector ya jubilado han sido condenados a prisión por liderar durante años a una banda de narcotraficantes que introducía droga procedente de Sudamérica en el puerto de Barcelona y la distribuía por todo el estado.

La Audiencia de Barcelona ha condenado al inspector a 15 años de cárcel y una multa de 795.000 euros y al subinspector a 5 años y medio y una sanción de 815.000 euros.

El tribunal considera probado que al menos entre diciembre de 2014 y septiembre de 2017, estos dos policías construyeron «un entramado» con el objetivo de distribuir cocaína en España y otros países europeos.

Una de las operaciones más destacadas de este grupo criminal es la introducción en el Puerto de Barcelona de 200 kilos de cocaína escondidos en un contenedor procedente de Brasil en 2015. Una operación en la que los narcos tuvieron la «cobertura policial» de los dos mandos condenados.

Dos policías al frente

El principal imputado en el macro juicio del «caso Romeo», que ha sentado en el banquillo de los acusados ​​a 32 personas, es un inspector de la Policía Nacional. Se considera que era el jefe del grupo.

La Audiencia de Barcelona le hace responsable de un delito de tráfico de drogas con el agravante de liderar la organización criminal y de otro delito de revelación de secretos por parte de un funcionario. Además de los 15 años de cárcel, le condenan a seis años de inhabilitación absoluta. El tribunal le ha absuelto de los delitos de coacciones y de omisión del deber.

Al otro policía juzgado, un subinspector que ya se ha jubilado, la sala le condena a cinco años y medio de cárcel por tráfico de drogas, pertenencia a una organización criminal y le aplica el atenuante de drogadicción.

Según recoge la sentencia, el inspector aprovechó su condición de policía adscrito a la Unidad de Droga y Crimen Organizado de la Policía Nacional (UDyCO) para «instruir y aleccionar» al resto de miembros del grupo para ocultar su actividad delictiva. Ambos policías daban pautas de actuación a la banda para comunicarse o reunirse sin peligro de ser detenidos.

También aprovechaba su cargo para acceder a bases de datos policiales para descubrir las matrículas de vehículos sin logotipar que utiliza la policía en sus investigaciones.

El resto de encausados ​​han sido condenados a penas que van de 9 meses a 15 años de cárcel por tráfico de drogas, coacciones, tenencia de armas y por pertenecer a un grupo criminal.