Un juez prohibe a Uber operar en Londres

Un juez prohibe a Uber operar en Londres

Transport for London, la autoridad de transporte de la ciudad, prohibió el viernes a Uber operar en la capital después de determinar que Uber London Limited “no está en condiciones de poseer una licencia de operador privado”.

Fue una decisión sorprendente (una que Uber planea apelar) y el último giro en lo que ha sido un camino especialmente rocoso, incluso para la puesta en marcha utilizada para enfrentarse a las autoridades municipales.

He aquí un breve vistazo a la historia de Uber en Londres que condujo a las noticias impactantes del viernes.

Julio de 2012

Uber inicia operaciones en Londres, justo antes de que la ciudad sea sede de los Juegos Olímpicos de verano.

En un momento en que el Reino Unido todavía se está recuperando de la Gran Recesión, es bienvenido como creador de empleos y como una forma de permitir que las personas obtengan más de sus ingresos restringidos.

“Londres es el estándar de oro”

El CEO Travis Kalanick le dice a Gigaom en ese momento, que el mercado necesita romperse o, si no, abandonar las pretensiones de rehacer el negocio de taxis en todo el mundo.

Julio de 2013

Uber lanza su servicio premium UberX, un desarrollo que no solo afectará al negocio del taxi negro, sino también al de Addison Lee, un servicio de minicab de lujo propiedad del grupo de capital privado Carlyle.

Junio ​​de 2014

Los taxis negros organizan la primera de varias protestas contra Uber que paralizan el centro de Londres.

Las descargas de la aplicación de Uber aumentaron en un 850%, ya que Uber obtuvo una victoria de PR contra lo que Kalanick llamó un “imbécil llamado Taxi”.

Diciembre de 2014

La Asamblea de Londres concluye que la vigilancia de la industria de contratación privada de Transport for London (no solo Uber) no es “apta para el propósito” y “lamentablemente inadecuada”.

Mayo de 2015

Uber contrata a Rachel Whetstone, amiga íntima del primer ministro David Cameron y madrina de su hijo, para dirigir su unidad de política pública y comunicaciones en Londres.

Por ahora, Uber está atrayendo a cientos de conductores nuevos cada semana con incentivos generosos.

Julio de 2015

La London Private Hire Car Association pide a la Unión Europea que investigue las prácticas fiscales de Uber.

La compañía transfiere casi todos sus pagos internacionales a través de los Países Bajos, lo que significa que no paga impuestos en el Reino Unido sobre las tarifas que recibe a través de los conductores.

La oficina de los Países Bajos tiene un acuerdo de licencia con otra filial offshore que protege casi todos sus ingresos de los impuestos.

Agosto de 2015

Dos años después del lanzamiento, Uber tiene 15.000 conductores en las calles de Londres.

Kalanick dice que espera 42.000 para el 2016, una cifra que perderá en aproximadamente un 25%.

Noviembre de 2015

Boris Johnson, entonces alcalde de Londres, se queja de que el gobierno de David Cameron está obstaculizando sus planes para un límite en las nuevas licencias porque está ” absolutamente embelesado ” por los “titanes de la tecnología californianos”.

Johnson se había quejado de que el número creciente de conductores de Uber llevó a la congestión del tráfico, la contaminación y el estacionamiento ilegal en toda la ciudad.

Los esfuerzos de Johnson para regular Uber más estrechamente se ven frustrados por Cameron y su entonces jefe del Tesoro, George Osborne .

Diciembre de 2015

Diez conductores de Uber llevan a la compañía a los tribunales, protestando contra su trato. Alegan que ganan menos que el salario mínimo.

Mayo de 2016

Sadiq Khan, del Partido Laborista, reemplaza a los conservadores Boris Johnson como alcalde de Londres.

Carlyle, el propietario de Addison Lee, obliga a sus conductores a aceptar recortes salariales mientras trata de mantenerse competitivo con Uber.

Septiembre de 2016

Khan propone nuevas reglas para los conductores de taxis, que incluyen pruebas de manejo más duras y, controversialmente, una prueba de idioma inglés.

Se considera que este último está restringiendo a Uber, que atrae a sus conductores en gran parte de las comunidades inmigrantes, a diferencia de los nativos de Londres que conducen la mayor parte de la flota de taxis negros.

También le ordena a los conductores de Uber que obtengan un seguro de automóvil comercial, un gran costo operativo que muchos habían estado evitando.

Octubre de 2016

El Tribunal Superior del Reino Unido falla a favor de los conductores en el caso del tribunal de empleo, diciendo que tienen derecho al salario mínimo y a las vacaciones pagadas por ley.

Vierte desprecio sobre la tortuosa definición de Uber de sí misma como una empresa de tecnología:

“La idea de que Uber en Londres es un mosaico de 30.000 pequeñas empresas vinculadas por una ‘plataforma’ común es para nuestra mente un poco ridícula”

Escribió el juez Anthony Nelson en el fallo.

Junio ​​de 2017

Una demanda financiada por el público afirma que Uber debería cobrar impuestos.

En ese momento, Reuters estimó que los 40.000 conductores de Uber en el Reino Unido generaban más de 1.000 millones de libras al año, lo que indica que estaba evitando declarar hasta 40 millones de libras al año en concepto de IVA.

En el mismo mes, una revuelta de accionistas obliga a Kalanick a dimitir como CEO.

Julio de 2017

El gobierno del Reino Unido publica un informe sobre las prácticas de trabajo en la economía colaborativa:

Exige la creación de un nuevo estado de empleo que refleje el crecimiento de la economía colaborativa, incluida una mayor protección para personas como los conductores de Uber.

Agosto de 2017

Después de una larga búsqueda pública, Uber selecciona a Dara Khosrowshahi, la directora general de viajes Expedia, como su nueva directora general.

Septiembre de 2017

A principios de mes, Transport for London prohíbe Taxify, una aplicación rival para Uber respaldada por la china Didi Chuxing, solo tres días después de anunciar planes para comenzar a operar en Londres, lo que frustró su intento de llevar a cuestas la licencia de un empresa socia a mediados de septiembre.

TfL dice que elevará el costo de la licencia de Uber a 3 millones de libras para reflejar su escala y el aumento del costo de la vigilancia del sector.

La cantidad de conductores privados en Londres se ha duplicado a 116.000 en los cinco años desde el lanzamiento de Uber.

Finalmente, el viernes, TfL dice que no renovará la licencia de Uber cuando caduque a final de mes, diciendo que la compañía no es un propietario “apropiado” y la acusó de una verificación de antecedentes inadecuada, al no informar los incidentes criminales a la policía y el uso de su software ‘Greyball’ para evitar que los reguladores lo vigilen de manera efectiva.

La compañía dice que apelará el fallo: Un juez prohibe a Uber operar en Londres

Rating: 5.0/5. From 38 votes.
Please wait...

Deja un comentario